Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

"Busquets lo hace todo"

Del Bosque homenajea al ausente Senna y elogia el esfuerzo defensivo de sus jugadores

Justamente el día en que podía sacar pecho resaltando el gran partido realizado por dos de sus apuestas personales, Busquets y Llorente, el seleccionador español, Vicente del Bosque, optó por lo contrario. Por una muestra más de generosidad cuando, al ser preguntado por el mediocentro barcelonista, se acordó de Senna, el volante del Villarreal ausente en esta Copa del Mundo por decisión suya. "Quiero enviar un recuerdo entrañable a Senna, un hombre decisivo para ganar la pasada Eurocopa. Supuso un enorme dolor dejarlo fuera de la lista", explicó el técnico salmantino, que luego definió al azulgrana Busquets como "un centrocampista que lo hace todo".

Tampoco quiso Del Bosque colgarse ninguna medalla por la decisiva entrada de Llorente en lugar del desafortunado Fernando Torres en la segunda parte. "No hubo ningún cambio táctico. Simplemente, un cambio de refresco", resumió ante el asombro de los reporteros extranjeros, que entendían que aquella sustitución había cambiado completamente el rumbo que llevaba el encuentro.

Del Bosque tampoco dejó pasar la oportunidad de rendir tributo a los jugadores que acompañaron al equipo en los últimos años hasta convertirlo en una referencia internacional y, por supuesto, a su antecesor en el cargo, Luis Aragonés, a pesar de que este haya criticado el juego de la selección en la primera fase de la Copa del Mundo. "Hace dos años, la consecución de la Eurocopa supuso un gran impulso para nuestro fútbol. Fueron otros entrenadores y otros jugadores los que marcaron la huella que nosotros hemos tratado de seguir con algunos retoques", comentó con sencillez el preparador español.

El seleccionador se preocupó de valorar más que nunca el trabajo defensivo de unos futbolistas tan atacantes como los suyos. "Ha sido muy relevante el trabajo en las ayudas de Villa, un jugador con otras características, pero que ha hecho un gran esfuerzo", resaltó antes de repasar el rendimiento defensivo de "Capdevila, Sergio Ramos, Xabi Alonso, Busquets, Puyol y Piqué". No se olvidó de ninguno de los seis encargados de parar las acometidas del rival. "Lograron que Cristiano Ronaldo pasara inadvertido. Es más mérito suyo que demérito de Cristiano. Le inutilizaron", remató.

Carlos Queiroz, por su parte, se sintió satisfecho del rendimiento de Portugal y prometió volver a otra Copa del Mundo con "nuevos jugadores, mejores y más competitivos".

Respecto a por qué Portugal había jugado de manera tan conservadora gran parte del torneo, Queiroz no se dio por aludido: "Intentamos jugar más al ataque, pero España no nos dejó. No pudimos. Intentamos explotar nuestras virtudes, el juego vertical e incisivo".

Justo lo contrario de lo que ha sido toda la vida el fútbol portugués, mucho más elaborado y de toque. Este Portugal de Queiroz se limitó a defenderse con mucha gente y muy atrás. Solo recibió un tanto en cuatro partidos (el de ayer de Villa), pero se despidió con la sensación de que no se exprimió como podrían haberle permitido jugadores de mucho nivel técnico como Cristiano, Danny, Simão, Tiago, Coentrão y Liedson. Se limitó a lanzar patadas a seguir y, como segunda jugada, buscar a través del pase en largo con la manos del meta Eduardo los contragolpes de Cristiano.

A Eduardo precisamente dedicó Queiroz unas palabras para acabar: "Fue quien mantuvo con sus paradas al equipo en pie. Lástima que el rechace le cayera a Villa y no a uno de nuestros jugadores. En la primera parte sucedió lo contrario con Casillas".

Al terminar el encuentro, Eduardo quedó tumbado en el césped del estadio Green Point, abatido ante el hecho de que su extraordinaria actuación no hubiera servido para nada y recibió el abrazo emocionado de Casillas.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.