Análisis:
Análisis
Exposición didáctica de ideas, conjeturas o hipótesis, a partir de unos hechos de actualidad comprobados —no necesariamente del día— que se reflejan en el propio texto. Excluye los juicios de valor y se aproxima más al género de opinión, pero se diferencia de él en que no juzga ni pronostica, sino que sólo formula hipótesis, ofrece explicaciones argumentadas y pone en relación datos dispersos

Benedito, líder

Agustí Benedito ha dejado de ser el cuarto candidato a la presidencia del Barça para convertirse en el eje de la campaña electoral. Le alcanzó con el debate de Catalunya Ràdio para ganarse un espacio vital en medio de Sandro Rosell y Marc Ingla, y las previsiones anuncian que, si sigue la tendencia, será la alternativa de uno y de otro, fiel a su eslogan. A juzgar por sus obsesivas y agresivas intervenciones, Ingla solo se explica por oposición a Rosell, de la misma manera que Rosell pone una cara amable al voto del socio cabreado y que quiere ajustar cuentas con Joan Laporta, como denuncia Ingla. Jaume Ferrer, mientras, nunca funcionará como ventrílocuo de Laporta, porque es incapaz de movilizar a los poderes fácticos que le son próximos, aunque sea por deportividad, y en cambio acusa a Ingla de reengancharse al éxito después del fracaso del voto de censura, una muestra más de que el laportismo no se explica como una unidad.

Ingla identifica a Rosell como el hombre del saco que acabará con el bienestar, sin precisar los motivos del temor, ya sea por un asunto pasado -no se atreve a identificarle como el representante del nuñismo sociológico- o por un futuro apocalíptico, o por las dos cosas. La suya es ahora mismo una buena candidatura sin un líder o al menos sus capitanes se anulan en una hoja de cálculo. Rosell, en cambio, es un líder que no ejerce por sentido de la estrategia: no le conviene exhibir sus creencias -parece confundir violencia cero con tolerancia cero- y defiende el papel de favorito ganado en la oposición y como persona cercana a un catalanismo central en el que que cabe todo.

Así las cosas, Benedito parece contar con el carisma y la credibilidad que los demás no tienen o se niegan, hasta tal punto que ayer los demás candidatos le rondaban y buscaban su complicidad. Benedito, sin embargo, no se deja absorber, sino que aspira a aglutinar. Ya no se habla de un tres contra uno, sino que se rastrea el pasado de Benedito por si acaso.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS