Más problemas para Tiger: Hank Haney deja de ser su entrenador

Lesionado en el cuello, errático y desconcentrado en el campo, el número uno del mundo se queda ahora sin preparador con el U.S. Open a poco más de un mes

No son buenos tiempos para Tiger Woods. El número uno del mundo, que se retiró de The Players Championship por una lesión de cuello, cuyo origen está por aclarar, suma malas noticias casi a diario. Fallando cortes, con un swing errático (poco más del 52% de las calles cogidas desde el tee de salida, su peor resultado como profesional) y un ánimo y concentración muy lejos de lo que era habitual en él, Tiger no es el mismo desde que volviera en Augusta después de más de cinco meses ausente.

Ahora, tras una intensa polémica, su entrenador, Hank Haney, ha anunciado a través de su web que ya no es el entrenador de Woods. En un comunicado lleno de agradecimientos, buenas palabras y mejores intenciones, Haney, criticado por quienes consideran que a pesar de los seis grandes ganados por Tiger bajo su tutela el entrenador no le hacía ningún bien, ha asegurado:

Más información
Woods, eliminado en Quail Hollow
Woods deja vía libre a Clark en Sawgrass
Otro tipo de 'número uno'
Los quince días más nefastos de Woods

"Entrenando a Tiger he aprendido mucho, no sólo sobre golf sino también sobre la gente y la vida. Ha sido una gran experiencia de aprendizaje y durante este tiempo Tiger me ha llevado, en mi profesión, a un nivel que nunca pensé que podría alcanzar antes de empezar a trabajar con él (...) Por eso creo que es mejor por el interés de ambos que deje de ser su entrenador".

A Tiger le ha tenido que sorprender la noticia, porque el domingo, mientras explicaba a los medios lo que ocurría con su cuello, aseguró que estaba trabajando varios aspectos de su juego con Haney.

La incógnita del U.S. Open

El entrenador ha estado siempre bajo el atento escrutinio de la prensa especializada y de quienes creen que un jugador como Tiger Woods gana solo y que si necesita un entrenador es para elevarle a otro nivel. Es eso, precisamente, lo que consideran quienes comparan la labor del ya ex entrenador Haney con la del anterior preparador de Tiger, Butch Harmon, bajo cuya tutela un joven Woods cambió para siempre el golf en esa estratosférica victoria por 15 golpes en el U.S. Open celebrado en Pebble Beach en 2000. Precisamente este año el segundo grande de la temporada vuelve a uno de los campos predilectos de Tiger, uno de los escenarios donde, antes de estos aciagos meses, se esperaba que atacase el récord de 18 grandes en poder de Jack Nicklaus (Tiger tiene 14).

Los datos, sin embargo, no dicen exactamente lo mismo sobre la labor de Haney: Tiger ha ganado 32 torneos y seis grandes en seis años y medio con su último entrenador. Con Harmon, ganó ocho majors y 39 torneos en 8 años. Eso sí, iba más recto, se dejaba más oportunidades de birdie y ganaba con más holgura.

¿Y ahora qué, Tiger?

Tiger, apartado de los campos desde que un accidente de coche el 27 de noviembre destapase toda una serie de infidelidades, sorprendió en su vuelta en el Masters de Augusta, primer grande del año, donde terminó en cuarta posición tras más de cinco meses sin competir. A partir de ahí, su temporada ha sumado una decepción tras otra: no pasó el corte en Quail Hollow, algo que sólo había ocurrido cinco veces más en su carrera, tras protagonizar los peores 36 hoyos de su historia, terminar 9 golpes sobre el par y dar muestras de verdadera falta de concentración en los greenes.

Después, la lesión de cuello que le apartó el pasado fin de semana del The Players Championship, considerado el quinto grande, y que deja su participación en el U.S. Open (14-20 de junio) en el aire. A pesar de que Tiger dice que hará todo lo posible y que puede aguantar el dolor, el número uno del mundo sólo pudo jugar seis hoyos el domingo.

Queda por ver qué respuesta da a una pregunta esencial y que se está haciendo todo el mundo del golf ¿Y ahora qué, Tiger?

El golfista Tiger Woods junto a su preparador Hank Haney, durante un torneo en 2008.
El golfista Tiger Woods junto a su preparador Hank Haney, durante un torneo en 2008.REUTERS

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS