Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
FÓRMULA UNO | GP DE CHINA

Jenson Button responde a los escépticos

El piloto de McLaren repite el guión de Australia y firma una carrera brillante, pero no es el único.- Así han rodado los protagonistas del GP de China

El Mundial 2010 no es un campeonato a dos bandas. McLaren se ha encargado de demostrar que buscar en el duopolio Ferrari-Red Bull el próximo campeón del título puede ser un grave error. Jenson Button ha roto la igualdad en la clasificación con una victoria incontestable, así como la "tradición" de la cita china, en la que el autor de la pole acaricia ya el trofeo de vencedor. Pero hasta que el británico ha cruzado la línea de meta ha transcurrido un gran premio de casi dos horas y ha ocurrido casi de todo: incidentes, penalizaciones, investigación de maniobras que rozan o sobrepasan los límites de la legalidad, lluvia, duelos y emoción. Así lo han hecho los principales protagonistas del último gran premio de la gira asiática:

Jenson Button: Quienes desconfiaban del actual campeón del mundo tendrán que replantearse sus críticas. Jenson Button llegó para quedarse. Desde que comenzó el año, el británico ha ido demostrando que, con un coche competitivo, es capaz de igualar e incluso superar a los favoritos. En China, la suerte y una buena salida, pero sobre todo la estrategia, relanzaron al piloto de McLaren a lo más alto. No importó la lluvia, el tipo de neumático, los dos coches de seguridad ni los accidentes. Mientras el resto se turnaba entrando a boxes, Button siguió en pista, y con dos paradas y un pilotaje milimétrico encontró el premio.

Lewis Hamilton: Protagonista en el primer doblete de McLaren, todavía está por decidir el segundo puesto del inglés. Que Hamilton sea agresivo en pista alimenta el espectáculo. Que lo sea en la salida del pitlane, algo para investigar. Los comisarios han aplazado decidir si su incidente con Vettel (Hamilton adelantó en la entrada y el alemán se emparejó con él en la salida hasta chocar y rebasarle) fue legal o no, pero finalmente ha quedado en un toque de atención. Disputas aparte, Hamilton firmó una carrera sensacional, reponiéndose a dos coches de seguridad, con una remontada desde la decimosegunda posición hasta el rebufo de Jenson Button. Le faltó goma y 1.5s al británico para superar a su compañero. Cuestión de estilo.

Nico Rosberg: Si el primer podio en Malasia tenía sabor dulce, el de China no lo fue menos. Carrera a carrera, Nico Rosberg intenta hacerse un hueco de renombre entre los favoritos. Como Jenson Button, al piloto alemán no le afectaron los incidentes, y le bastó con entrar un par de veces a cambiar el compuesto de sus neumáticos para asegurar el tercer podio, que no mejoró por el empuje de los dos McLaren, implacables en el uno contra uno. Al final peleó con Alonso, mimando sus ruedas bajo la lluvia, y le ganó el duelo al asturiano. Otra vez demostró más potencial que Schumacher.

Fernando Alonso: Cuando todo apuntaba a una gran salida, la voz de Charlie Whiting acabó con la alegría del asturiano. Alonso partió antes de que se apagara el semáforo, y fue penalizado. Pero ni eso, ni las cinco veces que tuvo que entrar a reponer neumáticos, impidieron que el cavallino galopara hasta rozar el podio. El empuje de Alonso se multiplica bajo el agua, donde Ferrari se maneja también con soltura pese al deseo de su piloto de correr en seco. Llegó a estar 16º. Acabó cuarto. Buen día para el bicampeón.

Sebastian Vettel y Mark Webber: Los protagonistas del 'doblete' del sábado protagonizaron el fracaso del domingo. La lluvia convirtió la carrera en una lotería, y ambos pilotos pujaron hasta que se les acabó el crédito. Vettel, investigado por el incidente con Hamilton, recuperó el terreno perdido tras la aparición del safety car, pero bajó los brazos en su duelo personal con Robert Kubica. La de Webber fue una actuación similar, con un plus de discreción que no pasa desapercibida. El australiano, segundo en la arrancada, cerró su actuación octavo, impotente ante Petrov.

Robert Kubica: Lo del piloto polaco es de mérito. La estrategia diseñada por Renault y la gran salida que realizó el centroeuropeo (de la séptima a la tercera plaza) minimizaron los efectos de la lluvia sobre la carrera. Inmediatamente, Kubica se convirtió en parte del trío de cabeza, y de allí no se descolgó hasta completar una treintena de vueltas. Respondía el Renault, y Kubica a la altura de las circunstancias. Sólo cedió ante Hamilton y Alonso. Quinto.

Pedro de la Rosa y Jaime Alguersuari: El infortunio se cebó de los dos pilotos españoles. De la Rosa pidió lluvia para aumentar sus posibilidades y la tuvo, pero cuando la pista empezaba a mojarse el motor de su Sauber dijo adiós. La decepción se reflejaba en su rostro, pero la F-1 es así, y Pedro lo sabe de sobra. Para Alguersuari, el enfado es mucho mayor. Pasó por su garaje seis veces, y una de las últimas para reponer un alerón destrozado. Independientemente de su resultado, la carrera de Alguersuari fue fenomenal, llegando incluso a rodar en el quinto puesto. Perjudicado por el coche de seguridad, el catalán se fue perdiendo en la parte media hasta acabar decimotercero. A ambos, al menos, les queda el optimismo: la próxima carrera será en casa. Ante su gente.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.