Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CICLISMO | VUELTA AL PAÍS VASCO

Horner destrona a Valverde

El estadounidense se adjudica la etapa y la Vuelta al País Vasco

Atinó Valverde con el pronóstico al término de la etapa reina que concluía en Eibar: "El rival es Horner", dijo el murciano convencido de que el americano del RadioShack era un incómodo compañero de viaje. Ole soltaba en la etapa de Aia o los nubarrones en la contrarreloj lloverían chuzos de punta. El estadounidense Horner, a sus 38 años, con un palmarés somero es un contrarrelojista acreditado, sobre todo en etapas de fuerza como la que proponía ayer la vuelta al país Vasco con Aia al principio y dos subidas al final como arranque y final de una serie de toboganes. Cuando Valverde se enteró de que en el Alto de Aia, en el km. 7, donde presuntamente debía ser el más fuerte, Horner perdía un segundo con el estadounidense, la Vuelta se le vino abajo. Si donde puedes ganar, pierdes, donde puedes perder no sueles ganar. Acoplado a la bicicleta como un solo artefacto, Horner movía un desarrollo grande que iba comiéndole segundo a segundo a Valverde, como una gota malaya de esas que te destrozan el cuerpo y los nervios.

CLASIFICACIÓN DE LA ETAPA

1.- Horner (RadioSack), 32m33,85s

2.- Valverde (Caisse D´Epargne) a 7s

3.- Monfort (Columbia), a 13s.

La guerra se había perdido en Aia. Ahí Horner, un tipo duro, resistió la embestida y el resto fue acoplamiento, bicicleta recta, pedaleo exacto, segundo a segundo, metro a metro ganando la Vuelta al País Vasco, su primera carrera por etapas en Europa tras haber pasado por distintos equipos antes de recalar en el Astana, primero, y ahora con el redil de Lance Armstrong. La emoción decayó enseguida. Sólo por detrás se libraban otras batallas. La de Purito Rodríguez, con su aire de poderoso ciclista ligero, y la de Beñat Inxausti, el joven lebrel del Euskaltel, rabioso por recuperar un lugar en el podio que había perdido en la extraña estrategia de Euskaltel el viernes en Orio. Lo consiguió, tirando de mandíbula y riñones al mismo tiempo arañándole 12 segundos a Purito que le devolvían al cajón de los mejores en Orio.

Fue la segunda batalla. La primera la ganó en todos los frentes Horner que se llevó la etapa y la Vuelta al mismo tiempo, la mayor alegría deportiva en sus 38 años escondidos tras una sonrisa infantil y burlona. Valverde, humilde, reconoció que había hecho una gran crono, "pero él la ha hecho mejor", dijo apelando a la lógica de la realidad. Valverde no es tipo que se ande con rodeos.