Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Vieri pide que revoquen el título del Inter de 2005 por espionaje

El ex futbolista solicita además nueve millones de euros al club presidido por Moratti

Christian Vieri es un verdadero trotamundos del fútbol. El delantero boloñés ha jugado en equipos como el Juventus, Atlético (en donde conquistó el pichichi de la Liga española), Lazio, Atalanta o Mónaco. Delantero eterno, ahora vaga por el fútbol brasileño en las filas del Botafogo, con el que probablemente haya rubricado su último contrato como jugador profesional. Sin embargo, si Vieri dejó huella en algún club fue en el Inter. Allí, logró la nada desdeñable cifra de 144 goles, pero salió escaldado del Giuseppe Meazza.

Al margen de su declive físico, alimentado por sus constantes coqueteos con la noche milanesa, la relación de Vieri con el mandatario de la entidad, Massimo Moratti, desencadenó en un agrio enfrentamiento que concluyó con la estampida del ariete. Durante su etapa interista, Bobo (así es apodado en Italia) vivió diversos capítulos que le enemistaron con el club.

Entre ellos, el permanente rastreo al que le sometió la familia Moratti, hastiada de la dejadez y la actitud del jugador más allá de los terrenos de juego. Los ultras hicieron el resto cuando incendiaron la discoqueta que poseía en Milán. Desde entonces, Vieri maldice al Inter, hasta el punto de que ha solicitado a la Fiscalía de la Federación de Fútbol de Italia (FIGC) la revocación del Scudetto conquistado por el club en la temporada 2005-2006.

Vieri, que jugó allí desde 1999 hasta 2005, exige esta medida como parte de la causa abierta por las escuchas ilegales que responsables del club milanés ordenaron para seguirle y espiar sus movimientos en tiempos en los que militaba en el Inter. La prensa italiana recoge la noticia, que apunta además que Vieri, de 36 años, solicita también que sean retirados de sus cargos Moratti y su vicepresidente, Rinaldo Ghelfi.

Pero la cosa no queda ahí. Vieri pide además nueve millones de euros al Inter y doce a la operadora Telecom Italia. Los hechos tuvieron lugar en 2000, aunque salieron a la luz años después, al descubrirse una gigantesca red de escuchas ilegales, entre ellas al propio jugador. Según La Gazzetta dello Sport, el futbolista exige la retirada del título al Inter por una supuesta violación del artículo 18 del Código de Justicia deportiva italiana, que prevé, en caso de violación del estatuto, de las normas federativas o de cualquier otra disposición aplicable por parte de un club, la "no asignación o la revocación del título de campeón de Italia".

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.