Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
FÚTBOL | SELECCIÓN

"Xavi da cátedras de fútbol"

Maradona elogia al jugador del Barça, admite que a Messi le han "cargado de responsabilidad" y asegura que la selección argentina prefiere ir "de tapado"

Si la selección argentina es un reflejo del país que representa, ese país tiene un problema. Predominan las facciones enfrentadas. Gobiernan los poderes fácticos. Se reclaman códigos pero nadie prospera respetando los límites. Todos desconfían de todos. En la superficie se observan maniobras que escapan a la lógica deportiva. Mandan los principios comerciales. Mandan los grupos de intermediarios, los grupos de dirigentes, los grupos mediáticos, y los grupos de futbolistas mejor relacionados con esos grupos. Entre todos componen un conjunto cuya cabeza visible es la cabeza menos responsable de todas: la cabeza del seleccionador, Diego Maradona. Transcurrido un mes desde la conferencia de prensa en la que mandó a los periodistas argentinos a "que la chupen", Maradona reapareció públicamente en un hotel de Madrid. Esta vez se contuvo. No le resultó difícil. A sus 49 años, ese jugador maravilloso que emocionó al mundo con su genio se ha convertido en un hombre agotado de casi todo. Cada palabra, cada reflexión, daba la impresión de arrancarle toneladas de energía vital.

Cuando le preguntaron por su agresión verbal a la prensa, se negó a disculparse. "De eso hablaré ante quien tenga que hablar", dijo. Lo espera la Comisión de Disciplina de la FIFA, el próximo domingo a las 14.00 horas, en Zúrich. Si no manifiesta su arrepentimiento por los insultos que profirió en Montevideo tras conseguir la clasificación mundialista, la FIFA podría sancionarlo con un máximo de cinco partidos de suspensión.

Maradona se refirió al partido amistoso que enfrentará a su selección con España, en el Calderón. Lo hizo con un gran respeto hacia el equipo que dirige Del Bosque, pero atribuyó los méritos a Luis Aragonés, seleccionador español entre 2004 y 2008. "Luis ha hecho un trabajo extraordinario durante mucho tiempo", dijo el argentino; "ese trabajo lo continuó Del Bosque. Ahora España tiene jugadores como para que un técnico esté tranquilo. Practica un fútbol brillante".

"España es el favorito porque tiene un equipo armado", aseguró Maradona. "Se ha sacado la mochila de no poder ganar conquistando la Eurocopa. En la Copa Confederaciones perdió pero pudo haber ganado. Si tengo que elegir a uno, elijo a Xavi. Cada vez que lo veo jugar, me llena todo lo que hace. Cada vez que lo veo en el Barça o en la selección le veo dar cátedras de fútbol".

El seleccionador argentino puede ser grotesco o encantador. Pero son sus desaforados arranques autodestructivos los que le han convertido en un negocio el doble de rentable. La prensa argentina está mayoritariamente paralizada por la atracción. La prensa internacional asiste asombrada. Todos acuden a sus apariciones con la esperanza de presenciar un hecho inaudito, incluso a riesgo de sufrir una humillación. Lo que se vio ayer es un hombre harto. Triste. Melancólico, evocó el Mundial de México, el que ganó como jugador, como su modelo a seguir. "Me gustaría ir a Suráfrica de tapado", aseguró, sobre la cita del verano de 2010. "En 1986 nosotros fuimos de tapado. Recuerdo que estaban Brasil, Alemania y España delante nuestro y fuimos los primeros en llegar y los últimos en irnos. Pero hay cosas que uno no puede controlar. Por eso el fútbol es tan lindo".

A Messi le dedicó un capítulo aparte. "A Messi lo cargamos de mucha responsabilidad", lamentó, señalando a la prensa. "Me parece que él hizo el trabajo que yo le pedí. Ahora que estamos clasificados, tiene que ser el dueño del equipo. Lo tenemos que hacer brillar. Lo tenemos que tirar a la cancha y tiene que ser la frutilla del postre. Creo que sí. Que lo logrará. Lo veo con ganas. Hemos tenido una charla. Es un placer siempre hablar con Lio".

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.