El director general del Barça investigó a cuatro vicepresidentes

Joan Oliver afirma que lo hizo por seguridad y asegura que "en ningún momento" se ha planteado dimitir

El director general del FC Barcelona, Joan Oliver, ha admitido que se investigó por cuestiones de seguridad a cuatro vicepresidentes del club (Joan Boix, Joan Franquesa, Rafael Yuste y Jaume Ferrer), con opciones a aspirar a la presidencia en las elecciones del 2010. Oliver ha explicado que se encargó una "auditoría de seguridad" para "protegerlos y defenderlos, no para espiarlos", después de que Franquesa denunciara de que tenía indicios de que estaba siendo espiado. El director general del Barça ha asegurado que en "ningún momento" se ha planteado la dimisión y que estos hechos no deben interpretarse en clave electoral. El coste de la auditoría ha sido de 56.000 euros.

En su edición de hoy El Periódico de Catalunya publica que el Barça contrató detectives para espiar a cuatro vicepresidentes.Según la información, uno de ellos habría aceptado el seguimiento de la empresa Método 3, Joan Franquesa, no así el resto de compañeros, que desconocían el asunto. Oliver confirmó que los tres vicepresidentes desconocían la auditoría abierta. El presidente del Barcelona, Joan Laporta, tampoco tenía conocimiento de este hecho que se produjo en abril pasado, aunque cuando se descubrió hubo mucha tensión en la directiva, en donde Laporta defendió su desconocimiento.

Más información
Kubala ya tiene su estatua en el Camp Nou
Dimite el vicepresidente del Barcelona Joan Franquesa

Oliver ha explicado en rueda de prensa que el coste de la auditoría de seguridad ha sido de 56.000 euros, "un 1% del presupuesto de seguridad del club, que se cifra encuatro millones de euros", aclaró Oliver, quien explicó en qué ha consistido el seguimento a los vicepresidentes: "Con esta auditoría se verifican las informaciones que hay en los registros y en los lugares públicos sobre esta persona y se pregunta en determinados ambientes si hay informaciones relevantes sobre ella. No se hace un seguimiento a la persona ni se intervienen teléfonos ni correo".

Según Oliver, los cuatro vicepresidente a los que se les sometió a un auditoría de seguridad "cobraron una relevancia pública" tras la renuncia de Alfons Godall, ya que los cuatros podían ser candidatos para ser el presidente continuista a partir del 2010. Oliver, durante la larga comparecencia ante los medios en el Camp Nou, evitó en todo momento utilizar el concepto "espionaje" e insistió en "auditoría de seguridad".

El presidente del Barça, Joan Laporta, a la derecha, junto al vicepresidente del Área Deportiva, Rafael Yuste, uno de los cuatro directivos del club investigados.
El presidente del Barça, Joan Laporta, a la derecha, junto al vicepresidente del Área Deportiva, Rafael Yuste, uno de los cuatro directivos del club investigados.EFE
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS