ATLETISMO

Isinbayeva: "Me ha sorprendido que resultara tan fácil"

La atleta bate el récord mundial de pértiga con una marca de 5.06m tras su fracaso en el pasado Mundial, donde no hizo un sólo salto válido

La rusa Yelena Isinbáyeva, recuperada anímicamente de su fracaso en los Mundiales de Berlín con una nueva plusmarca mundial de pértiga este viernes en Zúrich (5,06), ha confesado que aquella derrota le produjo "hambre de récords" y se mostró sorprendida "por lo fácil que ha sido".

Desde el 18 de agosto del 2008, cuando saltó 5,05 en los Juegos Olímpicos de Pekín, Isinbáyeva no había batido ningún récord al aire libre, aunque sí dos en pista cubierta, el mismo día en Donetsk. Ahora su colección contiene 27 en total (15 al aire libre y 12 en pista cubierta). "Me encontraba muy fresca, deseando batir el récord, pero me ha sorprendido que resultara tan fácil. Me siento fenomenal. Es increíble, después de un fracaso semejante en Berlín, pero en parte me alegro de haber sido derrotada allí porque de otra forma no hubiera tenido hambre de récords", explica la atleta rusa.

Tantas ganas tenía de enterrar sus malos recuerdos de Berlín, que superó limpiamente el listón en 5,06 al primer salto, cuando la campeona mundial, la polaca Anna Rogowska, se había quedado en 4,76. Isinbáyeva agradeció a su entrenador, Vitaly Petrov, el serio aviso que le dio después de su fracaso en el Mundial, donde no hizo un solo salto válido en la final. "Era un problema que tenía que resolver yo misma. Era necesario reparar mi cerebro para ver el deporte por la otra cara, porque cuando estás siempre en la cima, es difícil de analizar. Por eso digo que la derrota fue muy útil para mí", añade la rusa.

Junto a la recompensa moral, Isinbáyeva se embolsó por su vigésimo séptimo récord del mundo un total de 66.000 dólares (16.000 por la victoria y 50.000 por la plusmarca), además de un kilo de oro que aporta el patrocinador de la Golden League.

Bolt derrota a Powell en el último suspiro con 9.81

En la prueba de 100m, El jamaicano Usain Bolt, el astro de la velocidad mundial, sólo pudo despegarse de su compatriota Asafa Powell en el último tramo de la carrera de Zúrich y tuvo que hacer un alarde de potencia en las últimas zancadas para vencer en 9.81s. La diferencia en la salida marcó el desarrollo de la carrera. Powell partió 25 milésimas más rápido que Bolt y mantuvo la incertidumbre hasta los cuadros, cuando, finalmente, se entregó. Sólo siete centésimas le separaron del triple campeón mundial y olímpico.

Bolt, el héroe de los Mundiales de Berlín, reaparecía seis días después de ganar su tercera medalla de oro, la de relevos 4x100. Antes había ganado también las de 100 y 200 con sendos récords mundiales (9.58 y 19.19).

Lo más visto en...

Top 50