Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
MUNDIALES DE NATACIÓN | NATACIÓN SINCRONIZADA

España prosigue la mejor cosecha de su historia

La decadencia de Japón y la inexperiencia de China en sincronizada consolidan a las españolas en el segundo puesto de la clasificación con tres platas

Normalmente, en el fondo del estadio de mármol hay una pista de tenis de arcilla. La cancha es una de las sedes del Abierto de Roma. Ahora, en este rincón del Foro Itálico se celebran las pruebas de natación sincronizada en un vaso prefabricado. Si durante el Open de Roma la temperatura es moderada, ahora supera los 30 grados. El pronóstico anuncia subidas. El calor ardiente, que obligó a las nadadoras a ponerse pantalla solar, sin embargo, no aplastó al público, que se levantó de las gradas lanzando gritos de admiración ante la ejecución del dúo técnico que hicieron las españolas Gemma Mengual y su escudera, Andrea Fuentes. Las dos barcelonesas, que perfeccionan esta coreografía desde los Juegos de Pekín, nadaron las figuras al ritmo de la kralinka para colgarse una medalla de plata.

Fue la tercera plata que consiguieron Gemma Mengual y Andrea Fuentes en estos Mundiales. Ahora esperan conquistar otras cuatro medallas. Pero para que sean de oro deberán derribar del trono a las rusas. En la tercera final del torneo, Rusia conquistó su tercer oro. En la especialidad de rutina técnica no hay nadie que pueda con ellas. Para enfrentarse al dúo español, esta vez nadó una clásica, un mito de la sincronizada rusa que promete retirarse este verano. Se llama Anastasia Davidova y se emparejó con Svetlana Romashina para componer una secuencia tan fría como perfectamente dibujada. Los jueces las premiaron con 98.667 puntos por moverse por el agua como dos merluzas siguiendo la línea del cartabón. Las españolas, no tan rectas, ni tan sincronizadas, recibieron por su falta de adhesión al orden 97.333 puntos. Sin embargo, tras coordinar la última 'barracuda', una especie de tirabuzón vertical cabeza abajo, terminaron el ejercicio, salieron del agua, se miraron y se dijeron: "¡Ahora sí!".

Gemma y Andrea no esperaban derrotar a las rusas en su terreno, pero sí consideraron que los jueces debieron valorar mejor su actuación. "Hemos nadado mejor que ayer. Nos hemos superado a nosotras mismas y con eso nos basta", dijo Andrea Fuentes, desafiando a la mesa del juzgado mientras se quitaba el gel del pelo, similar a una lámina de goma brillante; "que los jueces nos hayan puntuado menos no nos importa porque nosotras sabemos que hemos estado mejor. Puntúan como si supieran qué van a puntuar antes que se compita".

Gemma Mengual, que lleva 20 años trabajando en las piscinas, lo vio con perspectiva. "A pesar de todo, estamos muy contentas", dijo; "porque ganar una plata es muy complicado". La principal figura del equipo español ya ganó la plata en la final de dúo técnico en los últimos Mundiales, en Montreal y en Melbourne. Pero, hasta los Juegos de Pekín, vio cómo Japón se llevaba las platas en la mayoría de las finales, siempre por detrás de las rusas. A diferencia de otros Mundiales, en Roma, por primera vez, España ostentará el segundo puesto en la clasificación mundial. La decadencia de Japón y la inexperiencia de China propicia el brillo solitario de españolas y rusas.

En el Mundial de Montreal, en 2005, Gemma Mengual ganó una plata y tres bronces. En Melbourne, en 2007, consiguió cuatro platas y dos bronces. Ahora el equipo se ha propuesto ganar cinco platas en las pruebas más técnicas y dos oros en las pruebas libres. Hasta ahora, el plan se ha cumplido a la perfección. Falta el plato fuerte. La especialidad de las españolas: el solo, el dúo y el equipo libre, en donde los jueces valoran más la interpretación artística. Ahí esperan superar a las rusas.

Consulte el medallero y el calendario en nuestro Especial de los Mundiales de Roma.

Buenos resultados en sincronizada y waterpolo

AGENCIAS.- El equipo español de natación sincronizada se ha clasificado hoy en primera posición para la final de combinada en estilo libre. Las españolas, que nadaron al ritmo de la balada rock 'Starways to Heaven' del grupo británico Led Zepellin, obtuvieron una puntuación global de 97.500 y se impusieron al resto de participantes, un resultado que, de repetirse como ha ocurrido con el resto de categorías de natación sincronizada, supondría mañana el primer oro para España en el Mundial de Roma.

En waterpolo, el combinado español femenino consiguió un empate (15-15) ante la vigente campeona olímpica, Holanda, en su segundo partido del Mundial. España epende de sí misma para terminar como primera de grupo la primera fase, que se cerrará el jueves ante Brasil.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información