CICLISMO | VUELTA A CASTILLA Y LEÓN

La primera fractura de Armstrong

El tejano se cae y se rompe la clavícula en Antigüedad, a 20 kilómetros de la meta de la primera etapa de la Vuelta a Castilla y León

"Yo iba detrás de él, y me pude haber caído, pero fui rápido con el freno y no llegué a tocar tierra". Fred Rodríguez, un estadounidense hijo de un trompetista de jazz colombiano, disfrutó del privilegio de contemplar un hecho insólito, una caída de Lance Armstrong con resultado de fractura. "Se cayó sólo", explica Rodríguez, un 'sprinter' que ha llevado en Estados Unidos una carrera paralela a la del ganador de siete Tours. "Frenaron unos cuantos delante, y él clavó los frenos, clavó en exceso el izquierdo, se desequilibró, se fue torciendo, torciendo, y al suelo". Acabó en la cuneta, salvada la zanja, sentado con cara de no entender nada y un gesto de incomprensión, más que de dolor, en el rostro, mientras se tocaba la clavícula derecha. A su alrededor, el caos y el chirriar de bicicletas, los afanes de mecánicos desquiciados y el grito de corredores caídos: a sus espaldas no menos de 15 ciclistas acabaron en el suelo, en una cinta de asfalto estrecho, antiguo y desigual del paraje de los Alfoces, término municipal de Antigüedad, en el Cerrato palentino, a 20 kilómetros de donde acababa la primera etapa de la Vuelta a Castilla y León. "Cuando me quise dar cuenta, me vi en el suelo", dice Iñigo Cuesta, el decano del pelotón, un vasco que cumplirá 40 años dentro de un par de meses. Pero sólo Armstrong se rompió algo.

Más información

En pocos minutos, todavía con la cara de quien está en un sitio en el que cree que no debería estar y ha acabado allí sin saber cómo, Armstrong, de 37 años camino de 38, seis meses justos desde que anunció que regresaba al ciclismo tras tres años de retirada, fue introducido a una ambulancia y trasladado al hospital Clínico de Valladolid, donde terminó una etapa que debería haber acabado en Baltanás, donde torea El Regio, como el resto del pelotón. El médico de la carrera, José Vicente Esteban, ya había intuido una fractura de clavícula que después confirmaron en el hospital. Una fractura limpia y sin desplazamiento del tercio medio de la clavícula derecha. "Sin complicaciones. Recuperación rápida", avanzó Johan Bruyneel, el director del tejano, en su 'twitter'. "Las del tercio medio son las de mejor pronóstico", confirmó Jesús Hoyos, médico del Caisse d'Épargne, quien a lo largo de su carrera ha visto a sus corredores con clavículas rotas de todo tipo de forma y color. Desde que se extendió el uso de pedales automáticos, la clavícula es el hueso favorito de las fracturas. "Se pueden curar con operación o sin operación, pero si quiere correr el Giro [uno de los objetivos de Armstrong en su regreso era su debut en la carrera rosa, que empieza el 9 de mayo en Venecia], para acelerar su recuperación debería operarse. Tardaría 10 o 12 días en volver a la carretera. Si no se opera, sería más complicado".

En el hospital vallisoletano, Armstrong estuvo el tiempo justo y necesario para una primera cura. Volvió a su hotel en Palencia a media tarde y con unos cuantos calmantes en el bolsillo. En su cabeza, mientras, la duda: ¿Operarse o no?

"¿El primer hueso de su carrera?", decía incrédulo Fred Rodríguez, especialista del arriesgado juego del 'sprint'. "Yo creo que me habré roto la clavícula siete veces". Armstrong ha sido único porque ha ganado siete Tours, 147 días de competición y tensión, sin romperse ni una uña, pero antes, en 1997, pasó un par de veces por el quirófano para someterse a operaciones más complicadas que la de una fractura de clavícula: en una le abrieron la cabeza para eliminarle las metástasis del cáncer de testículos que sufrió; en la otra, el pecho.

"Ha sido una pena perder a Lance, porque se le veía con ganas de hacer una buena preparación en esta carrera", dijo Alberto Contador, el dorsal número 1 del Astana [Armstrong llevaba el 2] en una competición que había despertado una expectación extraordinaria por ser la primera vez en que han cohabitado en una carrera Armstrong y su heredero. "Era una buena oportunidad para trabajar juntos en carrera. Ahora sólo puedo darle ánimos y desearle que se recupere cuanto antes para que corra el Giro". La caída no debería, de todas maneras, poner en peligro la participación de Armstrong en el Tour de Francia.

Lance Armstrong, en el interior de una ambulancia tras sufrir la caída.
Lance Armstrong, en el interior de una ambulancia tras sufrir la caída.REUTERS
Lance Armstrong sufrió una fuerte caída en la Vuelta Castilla y León. El ciclista de Astana se fue al suelo cuando apenas restaban 20 kilómetros para finalizar la primera etapa, entre Paredes de Nava y Baltanás (Palencia).El corredor norteamericano, que sufrió un fuerte golpe en la clavícula, fue trasladado urgentemente al Hospital Clínico Universitario de Valladolid. Allí se le realizaron las pertinentes pruebas radiológicas que confirmarán que tiene una fractura en clavícula derecha.AGENCIA ATLAS

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50