Reportaje:CAMPEONES ANÓNIMOS

"El tiburón en vez de morderme a mí mordió el arpón"

Campeón del mundo de pesca submarina, el vasco Joseba Kerejeta se ha convertido en un pescador de aventuras por el mundo

Si Julio Verne volviera a la vida, podría escribir la secuela de 20.000 leguas de viaje submarino inspirándose en Joseba Kerejeta. Sin necesidad de utilizar el submarino Nautilus, este vizcaíno de 40 años se ha sumergido a pelo en los mares y océanos de medio mundo. Hace unos años sobrevivió al ataque de un tiburón en Eritrea, se salvó de un huracán que destrozó su balsa en mitad del océano, ha buceado en las cercanías de un volcán submarino una semana antes de que entrara en erupción, ha caminado por la selva colombiana en medio de tiroteos y ha recorrido en bicicleta la distancia que separa Alaska de México. Kerejeta es una especie de híbrido entre Indiana Jones y Phileas Fogg que este año, el pasado mes de octubre, se plantó por primera vez en un campeonato del mundo de pesca submarina. Y lo ganó.

Joseba Kerejeta: Campeón del Mundo de Pesca Submarina

Edad : 40 años

Estado civil : soltero

Altura : 1'89 metros

Peso : 76 kilos

Lugar de nacimiento : Durango (Vizcaya)

Aficiones : Todo lo que tenga que ver con la aventura y la naturaleza. Correr por el monte, bicicleta, etc.

Con este historial, hablar de sus éxitos meramente deportivos es como quedarse en la superficie. Joseba se calza sus aletas, coge su traje de neopreno y su arpón de propulsión por gomas y se sumerge en la aventura cada vez que va a pescar. "He hecho muchos amigos pescando por todo el mundo. Lo que más valoro es el contacto humano, las grandes amistades que he hecho. Después de viajar tanto te das cuenta de que todo el planeta es como tu casa. Generas una gran hermandad. El deporte es lo que más habría que promocionar en el mundo porque no entiende de políticas ni de religiones", declara el vizcaíno, con una voz alegre y llena de intensidad.

Bombero de profesión, dedica su tiempo libre a la pesca submarina y sus días de vacaciones los invierte en sus viajes. "Voy todo lo que puedo al agua. Me gusta el hecho de estar en la naturaleza, de ir conociendo las mareas, las lunas, las corrientes... Vas aprendiendo cada vez más de la fauna y en todo momento estás en un medio (el agua) que no está tan tocao como el terrestre", comenta Joseba, que acaba de regresar de su último viaje a Nueva Zelanda para pasar las Navidades en Durango, su ciudad natal.

Campeón del mundo en 2008

En octubre pasado llegó al cenit de su carrera deportiva como pescador profesional. Isla Margarita, en Venezuela, fue el lugar escogido para celebrar el campeonato del mundo de pesca submarina. Kerejeta había cosechado buenos resultados en los últimos años y consiguió ser titular del equipo nacional. Dos semanas antes del mundial estuvieron estudiando la zona, dice, para ver las zonas con más probabilidades de pesca.

Ochenta pescadores de 21 países se disputan el título. Cada uno de ellos navega hasta el lugar elegido y sus pescadores se sumergen en busca de peces. Traje de neopreno, gafas de buceo, un par de aletas y arpón de goma es todo lo que pueden llevar estos deportistas durante la competición. Algunos como Joseba descienden hasta 40 metros de profundidad y aguantan la respiración durante varios minutos. "Los ritmos de pesca son salvajes. Tienes que estar constantemente dentro y fuera del agua y eso requiere mucha condición física. Yo me he especializado siempre en la pesca de orilla, pero me he adaptado a la profundidad. Pero no es cuestión de aguantar más o menos, tienes que relajarte muchísimo y saber cómo van a actuar los peces", asegura.

Tras dos días de competición (cinco horas cada día), Kerejeta se alzó con la victoria con un coeficiente de 181.705 puntos (sobre 200.000, que es la máxima puntuación que se puede conseguir), seguido de un griego y de otro español, Pedro Carbonell, que fue tercero. El coeficiente de cada deportista se calcula según el volumen y el peso de los peces conseguidos, y Joseba llegó a la veintena.

Un deporte con pocas ayudas

Su triunfo en Isla Margarita le sitúa en la elite de un deporte anónimo que sin embargo cuenta con muchos seguidores y practicantes. Mientras el fútbol y otros deportes mayoritarios se llevan todas las subvenciones del Estado, este vizcaíno se queja de las pocas ayudas que reciben otros deportes con menos repercusión mediática: "Tenemos muy pocas ayudas. Yo he tenido que poner mucho dinero de mi bolsillo para practicar este deporte porque las instituciones no nos dan apoyo suficiente para que podamos llegar a un nivel muy alto".

"La pesca submarina es un deporte que hacen miles de jóvenes, tiene mucho arraigo y hay muchísimo ambiente en las competiciones locales. He conocido a muchos chicos que han estado mareaos por la vida y a los 17 años conocen este deporte, les engancha y dejan los vicios. Es una cosa alucinante y positiva para el futuro", declara todo un campeón del mundo, vinculado a la pesca submarina desde la adolescencia.

Pesca de alto riesgo

Desde sus inicios en los años ochenta a esta parte, Kerejeta se ha sumergido en los fondos submarinos de los cinco continentes. Acostumbrado a pescar con los nativos de los lugares que visitaba, ha conocido muchas culturas, ha visitado lugares recónditos y no siempre ha estado exento de peligro. De hecho ha estado al límite de la muerte en varias ocasiones. Buceando en Eritrea sufrió el ataque de un tiburón. En un acto reflejo, Kerejeta interpuso su arpón entre él y el animal. "En esos momentos no puedes pensar. Actué por instinto y el tiburón en vez de morderme a mí mordió el arpón, lo despedazó y se fue", relata el vizcaíno.

En otra ocasión, en una jornada de pesca con unos amigos mexicanos, un huracán les sorprendió en mitad del océano y destrozó una de las dos barcazas que llevaban. "He tenido momentos tensos", asegura, "te expones a eso al viajar por el mundo pero también ves lugares e imágenes maravillosas."

El campeón de Durango, Joseba Kerejeta junto a una pieza
El campeón de Durango, Joseba Kerejeta junto a una pieza

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50