Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ACB | REAL MADRID 98 - MMT ESTUDIANTES 81

El Real Madrid aplasta al Estudiantes

Los blancos se llevan de forma contundente el derbi madrileño

El Real Madrid logró una convincente victoria (98-81) ante el MMT Estudiantes y se adjudicó el triunfo en el derbi madrileño, correspondiente a la duodécima jornada de la Liga ACB, para consolidar la quinta posición y sumar su séptimo triunfo de la temporada, mientras que el MMT Estudiantes se ''enfanga'', como ya sucedió el año pasado, en la zona baja de la clasificación.

Ya de salida, los de Joan Plaza llegaron antes al partido que un MMT Estudiantes siempre a remolque, especialmente tras un lanzamiento de tres de Mumbrú que colocó la primera grieta en el marcador (9-2). Dos penetraciones de Udrih y un tiro de Granger repararon un marcador para que se resquebrajó de nuevo con dos triples consecutivos de un Sergi Llull que asumió los galones del conjunto blanco de salida.

Punto a punto y, a pesar de continuar atenazado por numerosas pérdidas, el equipo colegial le fue cogiendo el pulso al derbi, fruto de ello, gozó de su primera ventaja, tras un movimiento al poste de Carlos Suárez, justo en el minuto final de un primer cuarto, que terminó por delante (17-18) con un juego a medio gas. El arranque de segundo cuarto siguió permitiendo el crecimiento de los del Ramiro, más si cabe con un ''2+1'' de Popovic que colocó en el electrónico la máxima renta para los estudiantiles (17-23) a los dos minutos del segundo parcial.

El Real Madrid trató de cortar la dinámica de los colegiales y tiró de la mayor profundidad de su banquillo para ello. El carrusel de rotaciones hizo mella en los de Luis Casimiro con menos recambios en el banco y el equipo merengue volvió a retomar el mando del partido con mínimas rentas después un contundente 11-0 de parcial.

En ese momento, Joan Plaza apostó por el músculo colocando a Hosley de alero y Tomas de escolta sin resultado, pues lejos de lograr la escapada de nuevo, Estudiantes igualó la contienda (33-33) a falta de cuatro minutos para el final, gracias a un tiro desde el perímetro de Javier Beirán, único más allá del perímetro del MMT Estudiantes en los veinte minutos iniciales. De ahí al final de la primera mitad, el marcador no sufrió grandes alteraciones a favor de ninguno de los dos bandos, el equipo local probó un nuevo experimento haciendo coincidir a sus tres bases en pista, pero los estudiantiles mantuvieron el tipo e incluso lograron irse en ventaja (42-43) con dos tiros libres de Granger, único base de la primera plantilla disponible, tras apartar del equipo al estadounidense Vonteego Cummings.

A la vuelta de vestuarios, los madridistas metieron una marcha más en ambos lados de la pista con Raúl López a los mandos. Precisamente un triple suyo materializó un nuevo parcial de 11-0, que les colocó con ocho puntos de ventaja (53-45). Dos triples de Suárez y Jasén devolvieron la vida (55-53) a los estudiantiles.

Los blancos acribillan desde el perímetro

Con el partido de nuevo en un pañuelo a poco más de tres minutos para expirar el tercer cuarto, el Real Madrid intentó el lanzamiento de larga distancia y la nueva vuelta de tuerca de Plaza sí dio esta vez resultado. Primero, Mumbrú por partida doble y luego, también en dos ocasiones, Bullock, de celebración por sus 170 partidos en Liga ACB con la zamarra blanca -jugador extranjero con más encuentros superando a Joe Arlauckas-, colocaron al equipo blanco en la barrera psicológica de los diez puntos (71-61).

El último cuarto (73-65) demostró la realidad de dos equipos completamente distintos, un Estudiantes haciendo aguas y a rebufo, que sólo pudo colocarse a nueve puntos (88-79), y un Real Madrid, que se rehabilitó tras el descalabro en Grecia ante el Panionios, a base de espectáculo en los minutos finales. Y es que la placa recibida por Bullock, máximo anotador con 21 puntos, en el descanso por su marca como madridista pareció activar al de Flynt (Michigan), que anotó dos nuevas canastas más allá del ''6,25'' además de varias penetraciones marca de la casa.

No obstante, la mejor jugada de la noche no fue suya. La acción se gestó en un robo de Jeremiah Massey que completamente sólo prefirió dejar el balón por encima del aro para que Quinton Hosley llegara como un tren para hundir el balón y poner la rúbrica a un partido que finalmente cayó del lado blanco por 17 puntos de diferencia (98-81).

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.