Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
JJOO | ATLETISMO

Nueva exhibición de Bekele

El atleta etíope pulveriza a sus rivales con un récord olímpico en la final de los 5.000m

Kenenisa Bekele logró el triunfo en los 5.000 metros de los Juegos Olímpicos de Pekín, tras ofrecer una espectacular exhibición en la que dominó la carrera destrozando uno a sus rivales para cruzar la meta en solitario y con un récord olímpico bajo el brazo (12.57.82 segundos). De este modo, Etiopía repite el doblete cosechado previamente por Turinesh Dibaba, en la categoría femenina, al conquistar las victorias en 5.000 y 10.000 metros. Cuatro títulos olímpicos que refrendan la enorme superioridad de los etíopes sobre el tartán en las pruebas de fondo.

Por su parte, el español Aelemayehu Bezabeh, ha acabado undécimo, mientras Jesús España no pudo aguantar el ritmo de los africanos y sólo pudo ser décimocuarto. El propio Bekele se saca además una ''espina'' al conquistar una doble victoria que se le resistió en Atenas 2004, cuando sólo pudo acompañar con la plata del 5.000, el oro en los diez kilómetros. Y es que el triple campeón del mundo en los 10.000 ha salido ''picado'' a la pista del ''Nido''.

Así, ha dejado hacer en las primeras vueltas a varios de sus compatriotas, incluido su hermano Tariku, que controlaron la carrera y se sacrificaron en una estrategia de equipo perfecta, para después matar la prueba nada más completar el segundo kilómetro. Así, Bekele ha comenzado a tirar en cabeza y descolgando a sus rivales en un goteo inacabable, que ha dejado algunos nombres ilustres por el camino.

Uno de ellos, el veterano estadounidense Bernard Lagat que, a priori, debía estar entre sus grandes rivales, pero que, exhausto, ha cruzado la línea de llegada, noveno, prácticamente andando. Con sólo dos vueltas para el final, tan sólo los keniatas Eliud Kipchoge y Edwin Cheruiyot Soi y el ugandés Moses Ndiema Kipsiro eran capaces resistir a duras penas, el ritmo de un Bekele que ''volaba'' por momentos a ritmo de récord del mundo.

Nada más escuchar la campana, el etíope ha realizado el último cambio de ritmo letal para descolgar a todos los rivales antes de cruzar en solitario la lñínea de llegada y pulverizar el registro olímpico. Por su parte, la participación española en la final del 5.000 no ha podido brillar y ni siquiera ha terminado dentro de los puestos de finalista, tras no aguantar el ritmo de los africanos. Así, el español Aelemayehu Bezabeh, ha acabado undécimo, para ser el primer europeo, mientras Jesús España sólo pudo ser décimocuarto.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.