Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

De la moción de censura a la dimisión de ocho directivos

Laporta vive sus peores horas al fente del Barcelona

Mayo 2008

Un grupo encabezado por Oriol Giralt comienza a recoger firmas para presentar una moción de censura contra el presidente del Barcelona, Joan Laporta. Consigue 9.473 firmas sobre las 5.882 necesarias para impulsar la moción. Oriol Giralt necesitaba el 5% del apoyo de los socios y logra el apoyo con creces.Paradójicamente, el mismo Laporta cursó una moción de censura en 1997 contra Josep Lluís Núñez. Giralt señala que lanza la moción porque "miles y miles de personas no están de acuerdo con su manera de llevar el club, y se han manifestado de forma masiva". Éste y otros socios están descontentos con la gestión de Laporta. Detrás de la moción que impulsa Giralt , muchos vez la mano del ex vicepresidente Sandro Rosell y su deseo de suceder a Laporta.

Julio: Las lágrimas de Laporta

Dos días antes de la votación de la moción de censura, Laporta pide perdón públicamente y critica a l impulsor de la moción y a Rosell: "es una evidencia que el tándem Giralt-Rosell es el que está promoviendo el voto de censura. Son los que desde hace años están poniendo palos en las ruedas y ya era hora que se quitaran la máscara. La gente ya sabe quién está detrás de la moción".

6 de julio: Elecciones

Laporta recibe un tremendo varapalo en la elecciones aunque el presidente, nada más conocerse el resultado de la moción, con el 60,6% en contra de su gestión y el 37,7% a favor, afirma que está decidido a agotar su mandato en 2010. La moción no llega al umbral del 66% necesario para prosperar, según marcan los estatutos del Barcelona. Se escrutan 39.389 votos, cifra que representa que de los 118.528 socios con derecho a voto, sólo lo han ejercido el 33,23%.

10 de julio: dimiten ocho directivos

Reunión de la Junta del Barça. Laporta no dimite y tampoco evita el abandono de ocho directivos. Los dimisionarios son los vicepresidentes Vicens; Ferran Soriano y Marc Ingla, además de los directivos Josep Lluis Vilaseca, Evarist Murtra, Xavier Cambra, Claudia Vives-Fierro y Toni Rovira. Aunque, al igual que en la moción, Laporta se vuelve a salvar pues para el cese de la Junta para convocer elecciones se necesita que dimita el 75% de los miembros o, lo que es lo mismo, 12 de 18. Ahora puede nombrar a nuevos directivos.