Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EUROCOPA 2008 | AUSTRIA 0 - CROACIA 1

Croacia obtiene un botín excesivo

El combinado balcánico vence a la anfitriona Austria gracias a un penalti transformado por Modric

El pasado mes de septiembre, un grupo de aficionados austriacos propulsaba una iniciativa mediante la que reclamaban que Austria renunciase voluntariamente a su participación en la Eurocopa. "Somos una nación de cultura, un pueblo de estetas", esgrimía el hijo de un antiguo internacional. Quizá, esos seguidores se arrepientan hoy día de su idea. O al menos, en parte, porque al margen de las notables carencias futbolísticas de su selección, Austria ofreció una digna imagen ante Croacia. El combinado balcánico basó una inmerecida victoria en un juego muy especulativo y la inspiración de un genio en ciernes llamado Modric, que transformó una pena máxima para tumbar a los gigantes austriacos.

A buen seguro que los directivos del Tottenham presentes en el Ernst-Heppel Stadion de Viena se frotaban las manos. Pese a haber pagado una suma más que considerable por un jugador semidesconocido (20,6 millones de euros), saben que, a priori, han hecho un magnífico negocio porque Modric tiene mimbres de gran futbolista. Elegante en la conducción, acertado en el pase y certero en el uno contra uno, al Cruyff balcánico no le tembló el pulso a la hora de asumir el riesgo de lanzar el penalti cometido por Aufhanser sobre Olic a los tres minutos de partido. Modric disparó por el centro, con un toque sutil, y adelantó a Croacia.

Desde ese instante, los balcánicos se dedicaron a contemporizar. Bajo la batuta de su joven centrocampista, el conjunto croata monopolizó la posesión del balón y gozó de diversas ocasiones para ampliar su renta. La verticalidad de Olic y la insistencia de Petric fueron sus mejores argumentos, pero ni uno ni otro lograron perforar la portería de Macho. Austria, por su parte, intentó imponer sus centímetros en las acciones a balón parado para buscar la igualada. Al filo de la media hora, Prodl remató fuera por centímetros tras un centro templado de Ivanschitz, y poco después, fue Stadnfest quien pudo marcar, pero su cabezazo se marchó alto.

En el segundo acto, el encuentro mantuvo el mismo guión. Croacia dominó la recta inicial y sufrió sobremanera en el epílogo, en el que los austriacos acariciaron el empate. La salida de Vastic fue determinante. El veterano centrocampista canalizó el juego ofensivo de su equipo y de sus botas nacieron las jugadas más peligrosas. Los croatas, exhaustos, se aferraron a las paradas de Pletikosa y resistieron a las acometidas de su rival, que desperdició una clamorosa oportunidad en el tiempo añadido cuando Kienast remató desviado un preciso envío desde la izquierda.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.