Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Amor: "¿Por qué me dormí?... No me puedo quejar, podría haber sido mucho peor"

El ex jugador del Barça reflexiona tras el accidente que sufrió en diciembre y asegura que le queda "un mal recuerdo"

Guillermo Amor, ex futbolista del Barcelona y de España que el 16 de diciembre sufrió un accidente de coche del que aún se está recuperando, comentó en una entrevista a Radio EFE que le queda "un mal recuerdo por lo mal que lo he pasado, pero ahora, tenga lo que tenga, tengo que estar contento". "Hace ya unos días, coincidiendo con el partido Barça-Real Madrid, me dieron el alta para pasar las navidades más tranquilo. Cada día que pasa me encuentro mejor, cogiendo muchas fuerzas. Es cuestión de acabar de pulir algunas pequeñas molestias y alguna prueba que me tengo que hacer pero intento hacer vida normal y en cuanto a alimentación no me puedo quejar", ha contado el ex futbolista.

Amor ha recordado las lesiones que se produjo en el accidente: "me tuvieron que operar por la hemorragia abdominal. Tuve una ''fracturita'' en el pubis y un hematoma pulmonar, que eso sí lo tengo que controlar y vigilar un poco, pero son cosas que por sí solas tienen que ponerse bien". El ex azulgrana ha confesado que aún no se ha podido poner a los mandos de un vehículo. "Salgo en coche, pero de acompañante. Todavía me da un poco de ''aquello''. Por lo demás, todo está bien. Como muy bien, estoy contento, descansando y durmiendo muy bien. No me puedo quejar, podía haber sido mucho peor".

A Amor le parece exagerado pensar que ha vuelto a nacer tras el accidente, pero ha puntualizado que "lo que sí es cierto es que analizo la situación y me ha pasado algo que creía que no me iba a pasar nunca: dormirme en el coche. Creo que le pasa a mucha gente y hay un gran porcentaje de accidentes que ocurren por eso, y te preguntas...¿por qué me dormí?, ¿por qué me ha pasado...?". "Vivimos en un mundo que vamos a mil por hora, el ritmo que llevamos en las grandes ciudades, siempre deprisa... A veces hay que tener tranquilidad y calma. Estos sustos nunca vienen bien, pero te hacen recapacitar y sabes que si llegas un poquito tarde no pasa nada y si te quedas dormido paras y no pasa nada", ha comentado.

Amor ha recordado cómo fueron los primeros momentos después del accidente: "Ismael y Edmon fueron los primeros a los que vi. Pasaban en una moto, vieron una polvareda y se acercaron. Tienen diecisiete años y esos chicos estuvieron intentando reanimarme, romper el cristal con una piedra para ver si podía salir, intentaron que no me quedara inconsciente, animarme... Me acuerdo de hablar con ellos y luego llamaron a todos los servicios de emergencia para que viniesen a echar una mano. Tardaron unos veinte minutos o media hora". Además ha agradecido, entre otras, la visita de Johan Cruyff: "No estaba consciente pero me dijeron que vino al hospital, a Tortosa. Es de agradecer. Fue mi entrenador durante ocho años en una época buenísima en el Barcelona. Que esté pendiente, se preocupe y se trasladase hasta allí se agradece mucho".

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.