Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
AUTOMOVILISMO | GP DE BÉLGICA

Raikkonen gana una carrera tediosa

El español Fernando Alonso recorta un punto en la lucha por el título mundial en una carrera monótona de principio a fin

El mito que rodea el circuito de Spa-Francorchamps ha quedado eclipsado por la monotonía impuesta por Ferrari en la decimocuarta prueba del Mundial. Avalado por la 'pole' y escoltado por Felipe Massa, el finlandés Kimi Raikkonen ha mantenido su primera plaza de principio a fin, alzándose con un importante doblete que agrega aún más emoción al baile de puestos que va a vivir la Fórmula Uno antes del último Gran Premio de la temporada, en Interlagos, Brasil. Su cuarta victoria en la temporada 2007. En esta ocasión, ni Fernando Alonso ni Lewis Hamilton han podido beneficiarse de las estrategias y los pasos por el paddock, y tras una salida de riesgo, la carrera ha sido un tedio constante con claro dominio rojo.

Apurando hasta el límite de sacar de la trazada a su compañero de filas, Fernando Alonso ha conseguido mantener su tercera plaza, y aferrado a ella se ha mantenido, conservador, hasta ver la bandera a cuadros. Inmiscuido en su labor de recortar distancias en su lucha personal que mantiene con su compañero por el liderato, el asturiano, consciente de que perseguir a Ferrari era una quimera, ha basado su estrategia en medir distancias con Hamilton, al que ha dejado una vez más fuera del podio.

El británico de McLaren, líder del Mundial pese a su cuarto puesto (ahora está a sólo dos por delante de Alonso), se ha estrenado en Spa sin pena ni gloria, con numerosos deslices, bloqueos de rueda y paseos por la hierba impropios del novato que dominaba de principio a fin las anteriores citas automovilísticas. Hundido en su empeño por alcanzar al español pero afortunado por no acabar la carrera en posiciones más retrasadas por sus continuos errores, Hamilton afrontará las tres últimas pruebas excluido del cajón por tercera vez consecutiva.

Ni las curvas de La Source, ni la mítica Eau Rouge han podido sacar más emoción a la carrera, y la verdadera lucha ha podido apreciarse solamente en la parte media de la parrilla. Sutil, muy agresivo durante toda la carrera pese a las limitaciones de su Spyker, Weber, Coulthard (que aumenta la estadística de averías del equipo Red Bull, el más averiado de la temporada) y Kovalainen, pero también Takuma Sato (Super Aguri) y el inglés Jonson Button, ambos protagonistas de una bonita lucha por la duodécima y decimotercera posición.

La segunda parada se ha desarrollado como la primera. Sin sobresaltos. Felipe Massa ha sido el primero en repostar, pero no ha visto alterada su segunda posición tras el paso por boxes del resto de pilotos. Incluso se ha permitido el 'lujo' de cometer errores y arrastrarse por la tierra del trazado belga. Fernando Alonso ha sido el segundo. Un repostaje corto, prometedor, que no le ha permitido alcanzar los dominios de Ferrari pero sí ampliar la marca con Hamilton.

Pocas sorpresas podían esperarse. Ninguna. La carrera, escrita desde el primer paso por el giro de La Source, seguía su curso, y el paso del rookie por el garaje de McLaren, algo más largo que el del español, tampoco ha cambiado el sino del Gran Premio. Raikkonen, con un pilotaje limpio, frío y eficaz en extremo, ha exprimido las ventajas que Spa proporciona al cavallino rampante, y se despide de Europa y sus polémicas con McLaren con un triunfo prometedor que pone nervios en la tabla, ratifica su potencial a los mandos de la bala roja y corona a Ferrari como campeón del Mundo de Constructores incluso antes de la pequeña gira asiática, en Shangai y Japón, y del broche final en Brasil.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.