Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ATLETICO DE MADRID 2 - CELTA 3 | RECTA FINAL LIGA

El Atlético hipoteca su futuro europeo y da vida al Celta

Los colchononeros ya no dependen de sí mismos tras perder ante los gallegos por 2-3

El Atlético de Madrid ha hipotecado hoy sus opciones europeas y ha perdido la ventaja de depender de sí mismo en la última jornada con una derrota ante el Celta de Vigo (2-3), al que dio vida en su sueño de mantener la categoría, en un duelo con excesivos regalos de la defensa rojiblanca.

Los rojiblancos han añadido otra decepción en casa, donde nunca encontraron la fórmula ante un rival necesitado, que se jugaba todo en su visita al Vicente Calderón y que lo demostró desde el primer minuto, con un planteamiento ofensivo y sin condiciones. El Atlético también se jugaba mucho, el regreso a competición europea siete años después, pero ha salido dormido al partido. Entre sus concesiones defensivas, muchas, y su falta de intensidad en la zaga, el Celta ha aprovechado su ambicioso planteamiento para disponer de un puñado de ocasiones en el primer cuarto de hora.

En ese tiempo, el conjunto gallego, con las líneas adelantadas en busca de una victoria obligada, ha tenido hasta cinco oportunidades frente al acertado Leo Franco, incluido un gol anulado por un dudoso fuera de juego a Nené, que ha rematado desde el área pequeña de tacón. No ha sido el único que ha tenido en sus botas el 0-1. También el uruguayo Canobbio, con tres peligrosos disparos, uno de ellos solo ante el guardameta rojiblanco, ha reflejado el dominio sobre el terreno de juego del Celta. El Atlético, contra las cuerdas, no había disparado a portería. Ni siquiera había creado una ocasión mínimamente clara.

No lo hizo hasta el minuto 20. Ahí ha aparecido de nuevo Fernando Torres, el alma del equipo rojiblanco y recuperado de su esguince de tobillo para este partido, para marcharse de sus rivales, ser objeto de falta, levantarse de nuevo, driblar a otros dos contrarios y disparar sobre la portería de Pinto, que despejó a córner. Esa jugada, acompañada por un potente tiro desde la banda derecha del búlgaro Martin Petrov, ha dado ánimos al Atlético. Aún más el 1-0, marcado en el minuto 28. Una indecisión de la defensa del Celta dejó el balón a Maniche, que ha enviado un pase perfecto a Torres. El delantero tocó atrás para que Maxi Rodríguez firmara el primer gol.

Casi nada, dos minutos, duró la euforia en la grada del Vicente Calderón, porque en la siguiente jugada del Celta ha llegado el merecido 1-1, en un penalti de Seitaridis sobre Nené que Fernando Baiano transformó para equilibrar el encuentro, en ese momento con más ocasiones del Atlético, protagonizadas por Maniche, Petrov y Maxi Rodríguez y despejadas por un sobresaliente Pinto. El segundo tiempo, al que se ha llegado con otra clarísima oportunidad de Baiano, mantuvo las esperanzas de permanencia del Celta. Sólo dos minutos después de salir del vestuario ambos equipos, Yago Yao, completamente solo en el área, remató con comodidad a la red.

Era el 1-2, fruto de otro error defensivo local. El conjunto gallego ha aceptado el regalo y ha administrado el tiempo del partido, ya sin ritmo por las continuas faltas. Sólo una ocasión de Torres, otra vez de jugada individual, ha mantenido la ilusión del Atlético de Madrid hasta que el francés Luccin ha allanado el camino al Celta con una nueva expulsión, otra más en el presente curso. Y el bloque visitante ha marcado instantes después. El contragolpe lo culminó Baiano en el 1-3. Hubiera sido la sentencia para el partido, pero el equipo rojiblanco ha logrado rápidamente el 2-3, otra vez marcado por Maxi Rodríguez, para seguir con opciones a veinte minutos de la conclusión del encuentro. Ese tiempo no fue suficiente para cambiar el desenlace de un choque que ha dejado, de momento, al Atlético fuera de puestos europeos, tras 26 jornadas consecutivas entre los seis primeros de la clasificación, y que ha dado vida a los gallegos, a sólo un punto de la permanencia con una jornada por disputarse.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.