Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crónica:Fútbol | Octava jornada de Liga

Ronaldinho desbloquea el 'corralito' azulgrana

El brasileño, sin ofrecer su mejor versión, sentenció un encuentro que el Barcelona sólo pudo encarrilar mediante un riguroso penalti

Ronaldinho y Xavi Hernández celebran el gol del Barcelona
Ronaldinho y Xavi Hernández celebran el gol del Barcelona REUTERS

El partido frente al Recreativo se presentaba como un peligroso escollo antes de la cita decisiva contra el Chelsea. Diversas dudas sobrevolaban el conglomerado azulgrana. El cuestionado rendimiento de Ronaldinho y las dos últimas derrotas convertían el encuentro en una encerrona para los de Rijkaard.

El técnico holandés apostó de nuevo por un centro del campo más físico con la entrada de Edmílson. En la delantera, mantuvo a Gudjohnsen como '9' y recurrió a la velocidad de Giuly. Enésima prueba que pone en evidencia la importancia de la ausencia de Eto'o.

Sin embargo, si alguien dominó el partido en los primeros compases fue el 'Recre'. Los onubenses, conscientes de su gran oportunidad, salieron dispuestos a prolongar la incertidumbre blaugrana. Así, a los treinta segundos pudieron adelantarse en el marcador con un gran remate de Calle al que respondió bien Valdés. Una acción que volvió a hacer patente el precario estado de forma de Puyol, intocable para su técnico.

El Barcelona, con el susto en el cuerpo, trató de tomar la manija del partido. Los de Rijkaard mostraron más orden, pero su juego carece de la velocidad, de las combinaciones y la improvisación que enarboló la pasada temporada. En el minuto 22' llegó la primera aproximación con peligro a través de Giuly, pero la internada del francés no fue aprovechada por Gudjohnsen.

Mientras, Ronaldinho seguía sin hacer acto de presencia. El brasileño tocó tres balones intrascendentes y su aportación al juego en esta primera mitad fue testimonial. En el minuto 26' se produjo una jugada clave para el desarrollo del choque. González Vázquez pitó un rigurosísimo penalti de Mario por presunto agarrón a Gudjohnsen. La decisión cambió el rumbo del encuentro y echó por tierra el gran trabajo del equipo andaluz. Entonces emergió la figura de Ronaldinho, que, con frialdad, transformó la pena máxima para deleite de su parroquia.

Antes de llegar al descanso, un tiro de Márquez pudo terminar en gol y el islandés Gudjohnsen volvió a mostrar su ineficacia de cara a portería.

Ronaldinho

En la segunda mitad, el equipo azulgrana sentenció la partida con dos fogonazos. Los de Rijkaard ofrecieron una mejor cara, con un juego más fluido y más pegada en la vanguardia.

Y regresó Ronaldinho. Sí, en una versión más 'light', quizá menos espectacular, pero igual de efectiva. El carioca, letal, se elevó en el 56' para aprovechar un gran centro de Sylvinho y sellar así el triunfo azulgrana.

Con el Recreativo noqueado, el Barcelona siguió explotando las bandas y llegaría el 3-0. En esta ocasión, fue Belletti el que centró para que Xavi marcase mediante un testarazo cruzado.

Superada la prueba, Rijkaard pudo dosificar a algunos de sus hombres. Iniesta, Saviola -en su cambio con Gudjohnsen, el público dictó sentencia- y Ezquerro, al campo. Algún amago más a balón parado de Ronaldinho y bañito de gloria para el brasileño en su sustitución. Buena falta le hace. El próximo martes, el feroz Chelsea de Mourinho aterriza en el Camp Nou con la intención de liquidar a los azulgranas. ¿Responderá el genio?

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.