Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
BALONCESTO | Mundial de Japón

España derrota con comodidad a Alemania (92-71)

Navarro, Calderón y Gasol han sido los jugadores más destacados de una España que ha demostrado ante Alemania su condición de favorito al título

España se ha asegurado prácticamente el liderato del grupo B del Mundial de baloncesto que se está disputando en Japón, después de haber vencido esta mañana con sorprendente facilidad a Alemania por 92-71. Rudy Fernández, José Manuel Calderón, Jorge Garbajosa y los hermanos Gasol, Pau y Marc, han sido los más destacados de la selección española. Nowitzki apenas ha podido demostrar su calidad y ha terminado el encuentro en el banquillo.

FICHA DEL PARTIDO
Alemania 71 (22+19+19+11): Hamann (4), Greene (14), Okulaja (4), Nowtizki (14), Femerling (9) -cinco inicial-, Schultze (2), Garrett (7), Demirel (-), Jagla (), Herber (10), Roller (7) y Grunheid (-)
España 92 (26+22+24+20): Calderón (20), Navarro (19), Jiménez (4), Garbajosa (12), Pau Gasol (16) -cinco inicial-, Mumbrú (7), Sergio Rodríguez (2), Cabezas (-), Marc Gasol (3), Fernández (7) y Berni Rodríguez (2)
Árbitros: Voreadis (GRE), Viator (GRE) y Belosevic (SCG). Sin eliminados
Incidencias: encuentro correspondiente a la tercera jornada del Mundial de Japón 2006 disputado en el Hiroshima Green Arena ante unos 6.000 espectadores

España ya tiene marcado el primer puesto del Grupo B del Mundial 2006 con su nombre, se ha dado la satisfacción de pasar factura a Alemania por la derrota en las semifinales del Europeo 2005 que Dirk Nowitzki selló tres segundos del final y, para poner el broche perfecto, ha saboreado una sabrosa ventaja sobre los germanos. La confrontación entre los dos grandes favoritos del Grupo de Hiroshima ha trascendido, y con mucho, el duelo NBA Pau Gasol-Nowitzki. Es más, apenas se cruzaron en acciones directas. Tampoco estaba previsto en las pizarras, o sí. Es decir, los técnicos les han encomendado misiones que no les han puesto cara a cara más que en contadas ocasiones.

España, de entrada, ha encargado la misión de vigilar al ala-pívot de los Mavericks a Jorge Garbajosa. A Pau le ha encomendado la custodia de Patrick Femerling. Por añadidura, tanto el equipo español como el germano han recurrido en multitud de ocasiones a las zonas. Para algo son dos equipos bien trabajados tácticamente y con recursos amplios en las dos mitades del campo. La confrontación Gasol-Nowitzki, además, se ha desmontado enseguida. El jugador de los Grizzlies ha cometido la primera personal a los cuatro minutos y enseguida ha pasado al banco. Nowitzki ha seguido en juego hasta el ocho.

La estrella alemana, sin embargo, ha quedado matizada dentro de un choque global, de equipo a equipo. El hombre del día, pese a jugar lesionado, llevaba el siete y vestía de rojo: Juan Carlos Navarro. Al internacional español le ha dado igual la distensión tibial y de la cola astral del pie derecho que le había diagnosticado el doctor Delfín Galiano. Navarro ha terminado la primera mitad con diecisiete puntos. José Manuel Calderón también ha brillado. El base de los Raptors se ha despachado con catorce tantos hasta el descanso. España ha asumido el control a través de esos dos jugadores. Desde luego, un control supeditado a la concentración y la entrega continúas porque Alemania también ha hecho gala de una tremenda cohesión y de un enorme poder.

La selección ha roto con un parcial de 2-14 gestado en cuatro triples consecutivos y una canasta de Navarro (12-22 m.7) con Gasol en el banco y Nowitzki en pista. Era pronto. Alemania también ha dejado que sus exteriores, sobre todo Demond Greene, cargaran con el peso del juego. La reacción germana se ha plasmado en una marcador abierto al final del primer cuarto (22-26). La batería exterior ha seguido siendo el sostén alemán en el segundo cuarto. Una fase que, por algunos momentos, ha amenazado con meter a España en serios problemas con las faltas. Entre otros motivos,porque le ha caído la segunda a Carlos Jiménez, un puntal clave, el hombre que más trabajo sucio cumple siempre. Su estadística luce en puntuación de vez en vez. En todo lo demás siempre es heroica.

Pau Gasol no ha entrado de nuevo al rectángulo hasta el minuto diecisiete. Alemania estaba aprovechando una buena fase de Nowitzki y de Greene para remontar un 27-38 (m.15) y mantener en jaque a la selección española, que ha clausurado la primera parte con un superávit de siete puntos gracias a un par de acciones de Calderón (41-48). A España no ha habido todavía un solo equipo que le hay aguantado el ritmo en los terceros periodos. El técnico alemán, Dirk Bauermann, y el español, José Vicente Hernández, han sacado todo el arsenal y, otra vez, el del entrenador madrileño ha podido más que el contrario.

Gasol, aunque sin cruzarse directamente más que en contadas ocasiones con Nowitzki, ha equilibrado su cuenta de resultados con el jugador de los Mavericks (doce puntos por catorce hasta el minuto treinta). Importante para España, pero la diferencia en el marcador obedecía a un excelente trabajo de equipo. La defensa española ha brillado en la recuperación de balón y el rebote. El ataque, en acierto y sencillez. Total, que una serie de 0-10 ha situado el contador en 55-71 (m.29). Alemania estaba en un punto crítico. España jugaba bien, el tiempo jugaba en su contra y la distancia en el marcador era apreciable.

Las muñecas de sus tiradores han vuelto a dejarse ver, pero a la selección no le ha temblado el pulso. Ha evolucionado tranquila, apoyada en el colchón que daba el marcador, ha mantenido la concentración defensiva y la fluidez ofensiva sin que los alemanes avanzarán en ningún sentido. A los tres minutos del último cuarto Bauermann ya ha tenido que solicitar un tiempo muerto para detener la marcha del equipo español porque el déficit de los suyos había crecido desde el comienzo del periodo (de 60-72 m.30 a 66-80 m.33). Menos tiempo, mayor desventaja y un rival sin síntomas de debilidad. A Alemania se le iba el partido de las manos.

Un triple de Calderón a cinco minutos de la bocina lo ha puesto definitivamente en las de España (67-84). El primer puesto del Grupo B le pertenece. Ahora podría incluso perder uno de los dos partidos que le faltan, contra Angola (23-08-06) y Japón (24-08-06). Sobresaliente trabajo.