Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
FÚTBOL

Ranieri, destituido como entrenador del Valencia

Antonio López se hará cargo del equipo, eliminado ayer de la UEFA, hasta final de temporada

La eliminación del Valencia de la Copa de la UEFA ha traido consigo la destitución del entrenador Claudio Ranieri. Antonio López, el segundo de Rafa Benítez, se hará cargo del equipo hasta final de temporada. El Consejo de Administración del Valencia, con su presidente Juan Soler a la cabeza, ha tomado esta mañana una decisión que era un secreto a voces después de la derrota de ayer en los penaltis ante el Steaua de Bucarest, que dejó al Valencia fuera de la Copa de la UEFA, trofeo que conquistó el pasado año. Fue la gota que colmó la paciencia de los dirigentes valencianistas. Los malos resultados y el mal juego del equipo han sentenciado al técnico italiano, al que aún le quedaban dos años más de contrato.

Antonio López, hasta ahora director de la escuela de jugadores del Valencia y el que fuera segundo entrenador de Rafa Benítez, se hará cargo cargo del equipo hasta final de temporada con la mira sólo puesta en la Liga, en la que ocupa la sexta plaza en la clasificación a 19 puntos del Barcelona.

El Valencia no prescindía de un técnico de esta manera desde hace más de siete años, cuando el propio Ranieri fue contratado para ocupar el puesto del despedido Jorge Valdano, que fue destituido en septiembre de 1997 tras una derrota ante el Racing de Santander, en el que el cuerpo técnico del Valencia cometió el error de introducir en el terreno de juego en una sustitución a un quinto jugador extranjero, cuando la norma únicamente permitía la alineación de cuatro.

Una caída en picado

Ranieri llegó esta temporada al Valencia, procedente del Chelsea, dispuesto a mantener el hueco que se había hecho el Valencia en el fútbol español y en el europeo, pero el equipo ha caído a las primeras de cambio en todas las competiciones que ha disputado: en la Supercopa de España ante el Zaragoza, en la Copa del Rey ante el Lleida de Segunda División a partido único, una racha de diez partidos consecutivos sin ganar, tres derrotas en la liguilla de la Liga de Campeones que le llevaron a la UEFA y el varapalo de ayer en su eliminación de la UEFA en los dieciseisavos de final con una ventaja de 2-0 de la ida.

La única alegría que Ranieri a proporcionado al Valencia ha sido la consecución de la Supercopa de Europa que ganó ante el Oporto de Víctor Fernández a finales de agosto. El técnico italiano ha confirmado, en su segunda etapa al frente del equipo de Mestalla, que las segundas partes nunca fueron buenas.