Un fiscal italiano pide tres años de cárcel para el médico del Juventus

El fiscal solicita también dos años de condena para el administrador delegado del club.- Están acusados de suministrar EPO a sus jugadores "sin fines terapéuticos"

La Fiscalía de Turín ha solicitado una condena de tres años y dos meses de cárcel para el doctor Riccardo Agricola, jefe de los servicios médicos del Juventus de Turín, y de dos años y un mes de cárcel para Antonio Giraudo, administrador delegado del club, por el presunto suministro inapropiado de fármacos a los jugadores.

Las peticiones han sido realizadas este lunes por el fiscal turinés Raffaele Guariniello, en el proceso en el que están imputados Giraudo y Agricola, acusados ambos de presunto fraude deportivo. La Fiscalía de Turín inició las investigaciones en enero de 2002 ante la sospecha de que en el Juventus, en el periodo 1994-98, se hubiera practicado un "dopaje enmascarado" mediante el uso de fármacos no con intención terapéutica, sino con el objetivo de mejorar las prestaciones de los jugadores durante los partidos.

Más información

El fiscal Guariniello también ha solicitado para el administrador delegado del club la suspensión de sus funciones directivas por un periodo similar a la duración de la pena de reclusión, y dos años de inhabilitación profesional para el doctor Agricola, por presunta violación de sus deberes como médico. Esta pena accesoria debería ser aplicada, no obstante, sólo tras sentencia definitiva.

Suministro de EPO "sin finalidades terapéuticas"

En sus alegaciones, el fiscal Guariniello, que estuvo ayudado por los también fiscales Gianfranco Colace y Sara Panelli, ha señalado que "en el Juventus se produjo un uso poco escrupuloso de fármacos sin finalidades terapéuticas, más allá de las condiciones de seguridad". Asimismo, para los fiscales se realizó una "utilización sistemática de EPO (eritropoietina) para diferenciar al Juventus de los otros equipos de fútbol, no pudiendo decir la defensa que 'eso lo hacen todos'".

Ya el pasado 15 de octubre, durante una de las vistas del proceso, el fiscal Colace había señalado que existían "indicios graves y precisos" sobre el presunto suministro de EPO a jugadores del Juventus. "El suministro ha sido de dos tipos: el crónico, a base de dosis; y el intensivo, hecho a Conte y a Tacchinardi para adelantar sus recuperaciones", dijo entonces el fiscal Colace. Ese día la fiscal Sara Panelli abrió su intervención subrayando las implicaciones por delito de fraude de Giraudo y de Agricola, segun la Ley 401 de 1989.

La defensa, representada por el abogado Luigi Chiappero, ha calificado las peticiones de la Fiscalía de Turín de meros "teoremas". "Son peticiones que en cierta forma nos esperábamos. Ahora nos toca a nosotros. Las conclusiones de los fiscales son muy severas, pero la actuación de la acusación debe ser severa. Estamos seguros de que todo fue distinto. Los dos teoremas sobre los que se apoya la acusación son sólo teoremas y lo demostraremos", ha afirmado el abogado Chiappero.

Lo más visto en...

Top 50