Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:FÚTBOL | Liga de Campeones: tercera jornada

El Valencia sufre la dependencia de Vicente

El extremo zurdo lleva cuatro partidos lesionado y el Valencia no ha ganado ninguno de ellos, algo que no ocurría desde hace año y medio

Suenan las alarmas en el Valencia. La derrota de ayer en Liga de Campeones ante el Inter por 1-5 en casa ha dejado secuelas. El equipo de Ranieri lleva cuatro partidos consecutivos sin ganar, algo que no ocurría desde hace año y medio. En ninguno de los cuatro ha jugado Vicente, lesionado en su tobillo. Muchas son las voces, incluido el propio entrenador, que alzan la dependencia que sufre el equipo del extremo zurdo. Jugadores y aficionados miran a la enfermería para volver a disfrutar con las glorias del equipo.

Casualidades o no, el Valencia no levanta cabeza desde que se lesionó Vicente en el partido de Liga de Campeones ante el Werder Bremen con el marcador empatado a uno. El Valencia acabó perdiendo. Desde entonces, la ausencia del extremo zurdo se ha convertido en sinónimo de decepción: sin él, el equipo ha cosechado sus cuatro derrotas de la temporada y un empate ante el Betis. El propio entrenador Claudio Ranieri no ha tenido reparos en admitir que la presencia de Vicente facilita el juego de su equipo e incrementa su capacidad goleadora. Los números le dan la razón.

Esta dependencia tan acusada del interior internacional no se dio la temporada pasada, en la que el Valencia de Benítez no acusó lo más mínimo su ausencia en los dieciséis encuentros en los que no participó, ya que el Valencia ganó trece. Sin los goles ni las asistencias de Vicente, el Valencia anda perdido y el dato más negativo es que el futbolista no mejora de su esguince de tobillo y podría perderse también los próximos compromisos del equipo en Liga ante Real Madrid y Atlético de Madrid y el partido de Copa del Rey ante el Lleida.

Cuatro partidos consecutivos sin ganar

El Valencia lleva cuatro partidos consecutivos sin conocer la derrota, aunque la que más dolió fue el 1-5 que le metió el Inter ayer en Mestalla. Desde el pasado 23 de febrero de 2003, el Valencia no perdía en su estadio en competición europea. Desde entonces, y hasta ayer, el equipo había disputado nueve partidos sin conocer la derrota entre Liga de Campeones y Copa de la UEFA con un balance de ocho victorias y un empate. Veinte meses después, la realidad es bien distinta: el equipo de Ranieri está tercero en la clasificación del grupo G, por detrás de Inter y Werder Bremen, con cuatro goles a favor y siete en contra. Sin embargo, esta situación tiene precedentes positivos, ya que el equipo vivió una situación similar a la experimentada en la segunda liguilla de la máxima competición continental de la campaña 99-00, y finalmente salió airoso.

Con esta derrota, el Valencia suma cuatro partidos consecutivos sin ganar, algo que no ocurría desde hace año y medio. El conjunto que entrena Claudio Ranieri no vence desde el pasado 26 de septiembre, cuando ganó al Racing de Santander por 2-0. Desde entonces, ha perdido tres partidos (ante Werder Bremen, Inter y Sevilla) y ha empatado ante el Beits. Una mala racha así no se vivía en el vestuario valencianista desde marzo de 2003.