Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
VUELTA 2003

Roberto Heras, líder de la Vuelta tras sacar más de dos minutos a Nozal en la cronoescalada

Día nefasto para el ONCE-Eroski, que se queda sin ningún representante en el podio final de la Vuelta

La subida a Avantos ha sido la tumba para los sueños de Isidro Nozal (ONCE-Eroski), que no ha podido defender los casi dos minutos de ventaja sobre Roberto Heras (US Postal), que ha marcado el mejor tiempo en la cronoescalada y es el virtual ganador de la Vuelta, a la espera del paseo de mañana por las calles de Madrid.

La jornada de hoy, en definitiva, ha supuesto un auténtico varapalo para el equipo ONCE-Eroski, que no contará con ningún corredor en el podio final de la carrera y tampoco se llevará la general por equipos, ahora en manos de iBanesto.com, con una ventaja de un minuto tres segundos.

Las desgracias para el equipo amarillo comenzaron ayer, con la expulsión de su director Manolo Saiz por echar a la cuneta a un motorista de TVE. Hoy, han continuado con la subida al alto de Avantos, en la sierra madrileña, un auténtico calvario para sus dos corredores estrella, Isidro Nozal e Igor González de Galdeano, que se han quedado literalmente clavados en la angosta carretera que lleva a la cima del monte a las afueras de El Escorial. La pájara ha afectado sobremanera al hasta hoy líder de la Vuelta. Cada kilómetro de los 11 de subida venía acompañado de malas noticias para Nozal, que comprobaba como su holgada ventaja de 1 minuto y 55 segundos se iba quedando reducida a la nada, a menos que un suspiro. Todo esto tenía unas consecuencias inmediatas en el pedaleo del cántabro, que cada minuto que pasaba se iba haciendo más espeso.

Nada más salir del pueblo de El Escorial, a 7 kilómetros de la meta, Nozal perdía ya 40 segundos con respecto al bejarano. La brecha se hacía seis segundos mayor 1.000 metros más arriba. A los 5 kilómetros para la meta, la distancia era de 51 segundos y todavía quedaban por delante las rampas más empinadas, en las que las piernas ya no se sienten. A 4 kilómetros la desgracia ya se palpaba en el ambiente y Nozal comenzaba a asumir su desdicha. En los dos últimos kilómetros el jersey oro se columpiaba entre dos hombres: Uno, clavado en su bici, y el otro subiendo los últimos metros fresco como una lechuga.

La pedalada alegre correspondía a Roberto Heras, disparado como una flecha a por su segunda Vuelta (tras la conseguida en el año 2000) doblando en las últimas rampas a Igor González de Galdeano, compañero de Nozal, y que también ha perdido su tercer puesto en el podio, el mismo que ocupará mañana Alejandro Valverde, que ha marcado la segundo mejor crono en la etapa de hoy. Al final, un exhausto Nozal ha atravesado la meta a 2 minutos y 23 segundos de Heras, que ha logrado arañarle al primero tres minutos en las últimas dos etapas. Tras bajarse de la bici, Roberto Heras, siempre humilde, ha asegurado que la victoria era algo que no esperaba, si bien ha reconocido que ha "trabajado día a día" para ganar esta Vuelta.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.