Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
TRAVESÍA A NADO

David Meca cruza a nado 110 kilómetros entre Tenerife y Gran Canaria en 23 horas

El nadador fue recibido con fuegos artificiales por más de 20.000 incondicionales en la playa de Las Canteras

Las Palmas de Gran Canaria

El plusmarquista catalán David Meca, en medio del clamor de varios miles de aficionados, unió ayer a nado las islas de Tenerife y Gran Canaria, después de 23 intensas y agónicas horas en medio del Océano Atlántico.

Meca no se amilanó por las malas condiciones del mar nada más iniciar la prueba, ni por los vómitos que sufrió durante más de un tercio del recorrido, ni por la oscuridad presente por primera vez en una de sus gestas y, tras alcanzar Gran Canaria por Agaete, tuvo fuerzas para llegar a la meta de la playa de Las Canteras en medio del clamor popular.

Nada más alcanzar la playa capitalina más carismática, David Meca se arrodilló y besó la arena ante miles de voces que coreaban su nombre. Alcanzó la sala de prensa del Real Club Victoria en medio del cántico deportivo de la afición grancanaria: "¡Pío, pío!", donde se reencontró con las primeras autoridades de Canarias.

El presidente y el vicepresidente del Gobierno de Canarias, Román Rodríguez y Adán Martín; el vicepresidente primero del Cabildo de Gran Canaria, Carmelo Ramírez; el alcalde de Las Palmas de Gran Canaria, José Manuel Soria; y el consejero de Deportes del Cabildo de Tenerife, José Manuel Bermúdez, arroparon a Meca tras la proeza de nadar 110 kilómetros de forma ininterrumpida.

David Meca, que fue recibido con fuegos artificiales por más de veinte mil incondicionales, tuvo palabras de agradecimiento para unos aficionados que no dudaron en echarse al mar para acercarse a su ídolo.

"Sois los mejores y por eso mando un abrazo muy fuerte para todos mis amigos de Gran Canaria y Tenerife. Les aseguro que es lo mejor que me ha pasado en mi vida y he llorado con mi familia y amigos por cómo me han recibido. Después de 23 horas nadando ha sido muy emocionante esta llegada", comentó.

"Absoluta oscuridad"

Meca aseguró en su comparecencia ante los medios de comunicación que tenía "mucho miedo" a la noche. "Siempre dije que nunca nadaría de noche, y por eso tuve que hacerlo con gafas negras para no ver absolutamente nada. Fueron ocho horas de absoluta oscuridad", dijo.

El deportista catalán afincado en el sur de Tenerife explicó que, tras una salida igual de emotiva -00.00 del 30 de mayo, Día de Canarias-, "a la hora y media empecé a vomitar y no pude seguir usando la jaula de protección por las malas condiciones del mar".

"En ese momento llegué a pensar en la retirada pero desistí por la cantidad de gente de Tenerife y Gran Canaria que estaban deseando este proyecto. Gracias a la ayuda de la preparación psicológica y a los ánimos de la Asociación Mundo del Silencio, que quiere mucho nuestras aguas y a sus animales marinos pude seguir la travesía", destacó el nadador.

Meca recordó que "todo lo que tomaba lo devolvía pero, con la primera luz de la mañana vi Gran Canaria más cerca y pude llegar a Agaete, donde me dijeron que parase, que ya había unido a las dos islas". Al deportista hubo que inyectarle medicamentos para que se recuperara de una bajada de azúcar, según explicaron fuentes de la organización.

El deportista catalán insistió en continuar su travesía hasta Las canteras, y afirmó que "antes muerto que retirarme".

Visiblemente emocionado, David Meca, aseguró que "no me importaba llegar a las once o a las doce de la noche, y pensaba que igual sólo estaría mi familia y mis amigos para recibirme, pero he visto que no ha sido así. Gracias a todos por tanto apoyo, como también al esfuerzo de todos mis patrocinadores, en especial al Gobierno de Canarias y a los cabildos de Tenerife y Gran Canaria".

Antes de devolver el grito de "¡pío, pío!" a unos espectadores entregados, Meca aseguró que "nunca" se olvidará de esta gesta, con la que bate su récord de natación de larga distancia. Entre sus próximos retos, que pueden leerse en su página web sobresale cruzar a nado el misterioso Lago Ness, en el Reino Unido.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.