Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
VIOLENCIA EN EL FÚTBOL

Interior y los clubes crean una comisión para estudiar medidas contra la violencia

El grupo de trabajo emitirá un dictamen antes del próximo 31 de julio con propuestas concretas para combatir a los grupos 'ultras'

El ministro del Interior, Mariano Rajoy, ha anunciado este mediodía, tras la reunión mantenida con los presidentes de la Liga de Fútbol Profesional (LFP) y la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) la creación de un grupo de trabajo para estudiar medidas contra la violencia en el fútbol. Este grupo deberá emitir un informe antes del 31 de julio con propuestas concretas para combatir a los grupos ultras.

Rajoy, que ha hecho estas declaraciones en rueda de prensa en la sede de su departamento, ha precisado que el citado grupo de trabajo estudiará la tipificación de nuevas conductas violentas, la modificación del grado de las sanciones y la revisión de las infracciones relacionadas con la introducción de pancartas con símbolos racistas, xenófobos, o que hagan apología del terrorismo.

También analizará la posible comparecencia en comisarías de aficionados a los que se ha prohibido el acceso a los estadios, siempre previa decisión judicial, tal y como viene aplicándose en el Reino Unido.

Tras la reunión, que se ha prolongado durante una hora, el presidente de la LFP, Pedro Tomás, y el de la RFEF, Angel María Villar, han expresado también su firme voluntad de cooperar para acabar con la violencia en el fútbol.

Escalada de violencia

El encuentro fue convocado por Rajoy después de la escalada de acciones violentas que se han desencadenado en las últimas jornadas. La LFP aceptó "encantada" la reunión, aunque señaló que "no le corresponde al fútbol los actos de violencia fuera de los estadios y que se producen por determinados grupos sociales que encuentran en el fútbol o en cualquier manifestación populosa, la mejor manera de manifestar esa violencia".

Ayer el director general de Política Interior y presidente de la Comisión Nacional Antiviolencia, José Ramón Onega, aseguró que para fichar a los aficionados violentos su departamento dispone de un registro de las sanciones impuestas por las autoridades competentes según la cuantía de las mismas, pero reconoció "dificultades" a la hora de ponerlas en práctica. Los aficionados agregó "pueden acudir a los campos disfrazados, con entradas regaladas, cambiar de ciudad para pasar desapercibidos".

Asimismo, aseguró que "aún no es preciso" volver a colocar las vallas para intentar evitar altercados violentos en los estadios, y agregó que "sí podría ser admisible" construir fosos que separen las gradas del terreno de juego. Además, señaló que "ya hay algún club que está pensando en esta solución".

Sanciones

La Comisión Antiviolencia ha propuesto sanciones económicas para más de 60 personas y para diez clubes, la mayor de éstas para el Barcelona, por los incidentes ocurridos en los estadios españoles en las últimas jornadas de Liga y Liga de Campeones.

Las multas más altas recaídas sobre aficionados corresponden a los miembros del grupo madridista Ultra Sur por los altercados que organizaron en las horas previas a la semifinal europea Real Madrid-Barcelona del 1 de mayo.

Aunque los hechos están "pendientes de resolución judicial" y no se puede hablar aún de un número exacto de implicados, Antiviolencia propone para todos los que así sean considerados una multa de 30.100 euros y la prohibición de acceso a los recintos deportivos por un periodo de hasta tres años.

La Comisión también acordó pedir tres sanciones económicas para el Barcelona que ascienden en conjunto a 22.000 euros: 15.000 por deficiencias en los controles de acceso y en el seguimiento de espectadores en el partido contra el Real Madrid de Liga de Campeones, y, con los mismos motivos, 6.000 por el Barcelona-Espanyol y 1.000 por el Barcelona-Villarreal.

Los otros clubes sancionados son Málaga (6.600 euros), Villarreal (6.000), Valencia (5.100), Real Madrid (4.500), Alavés (3.600), Real Sociedad (3.600), Gimnástic (3.000), Tenerife (2.700) y Betis (1.350).

La introducción y lanzamiento en los estadios de bengalas (24 en el caso del Barcelona-Real Madrid), petardos, botes de humo, botellas y bebidas alcohólicas, la invasión del terreno de juego, los defectos en el desalojo y la no identificación de los infractores son las acciones que motivan todas las multas a los clubes.

Directivos del Gimnástic

Antiviolencia propuso igualmente sanciones para dos directivos del Gimnástic. A uno, de 4.500 euros por agredir al Coordinador de Seguridad; y a otro, de 3.000 por tratar de impedir la salida del estadio del trío arbitral en el partido contra el Polideportivo Ejido del 4 de mayo. Igualmente el jefe de vestuario de Osasuna deberá pagar 900 euros por facilitar el retorno al estadio de un espectador que había sido expulsado por la Policía en el partido ante Las Palmas del 28 de abril.

Entre los aficionados, tras las sanciones propuestas para los Ultra Sur las más graves corresponden a tres integrantes de la peña del Xerez Kolectivo Sur y otros tantos seguidores de Las Palmas, para los que se propusieron sendas multas de 9.000 euros y hasta tres meses sin acceder a los recintos deportivos.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.