Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
OLIMPISMO

El cirujano belga Jacques Rogge sustituye a Samaranch al frente del COI

El nuevo presidente del organismo deportivo, de 59 años, partía como favorito y fue elegido en segunda votación

En la primera vuelta, sobre 107 sufragios emitidos (con la mayoría absoluta, por tanto, en 54) , Jacques Rogge obtuvo 46 votos, Un Yong Kim 21, Dick Pound 20, Pal Schmitt 11, y Anita DeFrantz 9.

Buen amigo de España

Rogge, que partía como favorito, desde hace 10 años, ha hecho de la lucha contra el dopaje el motor de su trabajo en el Comité. Muy vinculado a España, domina perfectamente el castellano y veranea habitualmente en nuestro país. Será el segundo belga en ocupar la presidencia del organismo después de que entre 1925 y 1942 lo fuera Henri de Baillet-Latour.

De hecho, Juan Antonio Gómez-Angulo, secretario de Estado para el Deporte, dijo en la capital rusa que Rogge "es un buen amigo de España".

"Es el momento más importante de mi vida y un momento de gran responsabilidad"

Cambios necesarios

"Es el momento más importante de mi vida y un momento de gran responsabilidad", dijo Rogge en su primera declaración. Después, realizó el primer anuncio de su mandato, asegurando que pondrá en marcha "las necesarias innovaciones" en la máxima organización deportiva mundial para que evolucione con los cambios de la sociedad.

"El olimpismo está muy ligado a la sociedad, por lo que necesita adecuarse a sus cambios", dijo Rogge en su primera conferencia de prensa tras su elección.

Por su parte, Samaranch dijo que la única cosa que lamenta de sus 21 años de gestión es "no haber hecho diez años antes" la reforma del COI, a la que se vio obligado a raíz del escándalo de corrupción ligado a la organización de los Juegos Olímpicos de Invierno de Salt Lake City (2004).

Samaranch precisó que las crisis tienen también su lado positivo, ya que permiten cambiar "más radicalmente" las cosas.

El marqués de Samaranch, que mañana cumple 81 años, ha sido el presidente que más tiempo ha permanecido en el cargo después del barón Pierre de Coubertin. Se marcha dejando un COI saneado, con la financiación asegurada al menos hasta el 2012 y con tres deseos cumplidos estos días: la histórica designación de Pekín como sede de los Juegos Olímpicos de 2008, la elección de Rogge, "su" candidato y la de su hijo, Juan Antonio Samaranch Salisachs, como miembro del COI.

El ya ex presidente del COI tuvo que contener las lágrimas de emoción cuando Rogge le ha impuesto el Collar de la Medalla de Oro Olímpica, el máximo galardón del organismo.

Antes de la votación de ayer el presidente de la comisión de ética, Kéba Mbaye declaró que las directivas remitidas a los candidatos durante la campaña han sido respetadas y que ésta se ha desarrollado en un ambiente de "cordialidad, juego limpio e incluso fraternidad".

"La credibilidad se gana cada día y se pierde en un minuto"

(ENTREVSTA DE J.J. FERNÁNDEZ CON JACQUES ROGGE PUBLICADA EN EL PAÍS EL 15-07-2001)

Jacques Rogge, el delfín de Samaranch, se perfila como el gran favorito. Con él, curiosamente, no se perdería del todo la estela española. Rogge veranea desde hace casi 50 años en Cadaqués (Girona).

Pregunta. ¿Es el candidato de Samaranch?

Respuesta. Samaranch no tiene candidato. Los que le conocen saben que es un diplomático, una persona que ejerció la neutralidad como uno de sus poderes.

P. Pero sí es en quien más ha confiado últimamente.

R. Los otros ya tenían responsabilidades y no podían acumular más. Llegué en un momento en que necesitaba a alguien que podía trabajar y confió en mí.

P. Ha sido más médico de cabecera que cirujano.

R. Un cirujano también es un médico, pero lo mejor es prevenir los problemas, no curarlos. Ése también ha sido el secreto de Samaranch. Pero, si se necesita cortar, yo puedo cortar sin problema. He cortado muchas veces en mi vida. Pero si has preparado bien las cosas es cuando menos tienes que cortar. Y mi segunda filosofía es la unión y con ella buscar las soluciones aceptables para todos sin perder la dirección general del movimiento y sin compromisos.

P. ¿Sería continuista?

R. Sí. Hay que continuar la obra de Samaranch, una herencia que debemos defender, mejorar, si es posible, y también innovar en muchos aspectos para adaptarla a la evolución de la sociedad.

P. ¿En qué haría hincapié?

R. El COI es una organización que funciona muy bien. Sabemos cómo organizar los Juegos, detectar los atletas y obtener dinero para invertir. Todo eso, claro, tendremos que defenderlo, pero me parece que lo más importante será trabajar y luchar para mejorar la credibilidad del deporte. El problema del futuro son los valores, que corren mucho peligro con el dopaje, la violencia, la corrupción... Hay también algunos brotes de racismo que aumentan en Europa. Contra eso tenemos que luchar, y es fundamental porque, si el deporte pierde su credibilidad, no es que se vaya a morir, pero sí va a perder su atracción. Será fuerte si la gente cree en él. Si hay demasiado dopaje, violencia y corrupción, si se da demasiada importancia al dinero, si se pierde el espíritu, entonces no tendremos en el futuro más apoyo de la sociedad.

P. ¿Y no es difícil conseguir el equilibrio entre esos valores, ese espíritu y el gran espectáculo con millones de dólares en juego?

R. No, no es difícil. No hay dualidad. Necesitamos dinero para el deporte, para mejorarlo e invertir en él. Hay demasiada gente que dice que por culpa de los derechos de televisión, del marketing, el deporte está enfermo. No. Los millones de dólares permiten su universalidad y la democratización. Nos permiten organizar los Juegos, apoyar a los países en desarrollo y reducir en lo posible las diferencias entre los del Norte y los del Sur. Antes sólo podían participar ricos, naciones y atletas, porque existía la hipocresía del amateurismo. Hace 30 años, en los Juegos de Múnich 72, solamente estaban el 70%. Ahora vienen todos con muy poco, porque les pagamos todo. Hay mucha más universalidad y democratización en el deporte. Pero el dinero, siendo importante, no puede dar las órdenes, ésas las damos nosotros. No puede influir en las decisiones deportivas.

P. ¿Cree que está solucionado el problema de la corrupción?

R. La corrupción es una enfermedad de la naturaleza humana, pero hemos hecho un buen trabajo en el COI contra ella, aunque se debe hacer siempre más. La credibilidad de una persona o de una generación se gana cada día, pero se puede perder en un minuto. Y nosotros debemos trabajar cada día más para protegerla.

P.¿Cuándo decidió aspirar?

R. Después de los Juegos de Sydney. Tenía la responsabilidad de la coordinación, fue un éxito y muchos miembros me apoyaron. 'Tú tienes que presentarte', me dijeron. Y, bueno, yo tengo un sueño para el deporte, una visión y, si lo tienes, el mejor sitio para realizarlo es en el cargo de presidente, claro.

P. ¿El hecho de que haya mayoría de miembros europeos en el COI le puede facilitar la victoria?

R. Nunca es fácil. No lo será; al contrario. No será una elección con grandes diferencias, una competición hasta el último momento, porque los cinco o, al menos, los otros cuatro aspirantes tienen capacidad para ser buenos presidentes y les tengo mucho respeto a todos.

P. Cada uno parece ofrecer unas capacidades específicas...

R. Los cinco tienen experiencia, y claro que se necesita, pero lo importante es que el poder sólo existe en los ojos de la gente que te mira. El poder que tú tienes es el que te dan los otros. No hay poder institucional que se pueda imponer. Todos los pogramas son muy cercanos. Los cinco hemos trabajado con Samaranch y omos responsables también de lo que es hoy el COI, de las cosas buenas y de las malas. Claro que tendremos cambios en el futuro, pero me parece que lo que va a marcar la diferencia en la votación va a ser la confianza de los miembros en la capacidad de una persona en dar las directrices y en trabajar con ellos.

P. ¿Por qué Cadaqués?

R. Porque mi padre tenía allí una casa, que es mía hoy, a la que fui por primera vez en 1952, y desde entonces he pasado siempre en ella mis vacaciones. Cadaqués es parte de mi corazón.

P. ¿Y el rugby?

R. Es mi pasión, mi afición, mucho más que la vela. Para mí es el deporte número uno.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información