Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fundido a negro en Canal Sur en protesta por la gestión del ente

La plantilla de RTVA realiza su primer paro por la desatención de demandas históricas. El 27 de febrero está previsto que los trabajadores hagan huelga general

Canal Sur en negro
Así se ha escenificado el paro convocado por los trabajadores de RTVA en los canales de televisión.

A las 8.30 de la tarde de este jueves Canal Sur TV se ha fundido a negro y solo la emisora de radio de Sevilla continuaba con la retransmisión del partido de fútbol de la EuropaLeague entre el Cluj rumano y el Sevilla FC. Después, se unía al silencio en las ondas del resto de cadenas provinciales. Se trata del primer paro parcial de hora y media de duración que la plantilla de la Radiotelevisión pública andaluza (RTVA) ha realizado en protesta por la desatención de demandas históricas de sus trabajadores. La interrupción de la programación —mañana está prevista otra entre las 13.30 y las 15.00— es la antesala de una huelga general de 24 horas convocada para el 27 de febrero, vísperas del Día de Andalucía.

La plantilla demanda un plan de empleo, inversión tecnológica, mayor peso de la producción propia y una democratización de las redacciones, unas reivindicaciones que no son nuevas y que ya se plasmaron con el anterior Gobierno socialista a través del movimiento Recuperar la nuestra, pero que las nuevas contrataciones de directivos en el ente público han terminado por dinamitar. “Nuestras peticiones son antiguas, pero al nuevo Gobierno decidimos darle un plazo de confianza y en este tiempo no se ha hecho nada. Los nuevos nombramientos no han ayudado, porque si no se puede contratar a más trabajadores es difícil de explicar que sí puedan hacerlo con directivos”, señala a este diario Joaquín Távora, el representante de CC OO, sindicato mayoritario del comité de empresa.

El sindicalista hace referencia a los cambios en los servicios informativos de Canal Sur con el fichaje de personas hasta ahora ajenas al ente público como Álvaro Zancajo, nuevo director de Contenidos Informativos y Transformación Digital, o Desirée García-Escribano, directora adjunta de informativos y antigua jefa de prensa de Ciudadanos Andalucía, en plena ofensiva de Vox, socio del Gobierno de PP y Cs, contra la Radiotelevisión Pública Andaluza (RTVA). Sus trabajadores se han sumado a los pulsos que los profesionales de la Sanidad y la Educación han lanzado ya a la Junta de Andalucía.

La reuniones mantenidas este jueves entre la dirección de RTVA y los sindicatos han terminado sin acuerdo. “Lo que nos han planteado son promesas, nada concreto, y eso para nosotros no es suficiente”, asegura Távora. Los trabajadores de Canal Sur piden que se aborde un plan de empleo que cumpla con los objetivos fijados en 2009 de 1.690 trabajadores. La plantilla actual está conformada por 1.400. “Tenemos un déficit estructural de 300 personas, las bajas no se cubren, y los centros territoriales están al 40% de su personal, así es imposible hacer información de calidad”, sostiene Távora. Los sindicatos también reclaman una menor externalización de las producciones y mayor inversión tecnológica. “Tenemos equipos obsoletos”, abunda el representante de los trabajadores.

En los dos encuentros con el comité de huelga, la dirección de RTVA ha propuesto la contratación de 20 técnicos, cinco redactores, un presentador productor, un productor y dos médicos, además del compromiso de solicitar la contratación de otros 20 técnicos durante el segundo semestre del año. “Se trata de promesas. En este año también nos dijeron que iban a contratar a 20 personas y esa gestión se ha paralizado desde Hacienda por el déficit. La cúpula del ente público se ha ofrecido a “potenciar las gestiones” con la Administración para que la Consejería de Hacienda desbloquee las contrataciones previstas y no autorizadas por el déficit acumulado del ente público de más de un millón de euros. “Pero eso se contradice con el fichaje de directivos”, alega Távora. Desde Canal Sur se señala que las contrataciones de personal debe autorizarlas el Gobierno regional, pero los contratos de directivos o de programas son competencia del director general de RTVA porque tiene autonomía en la gestión.

Durante una hora y media quien sintonizaba los canales de Canal Sur TV se encontraba con la intérprete de signos inmóvil delante de una pantalla en negro. “La culpa de que no haya habido un cartel explicando que se ha suspendido la programación por una protesta de los trabajadores es de la dirección”, señala Távora. Para la gestión de los paros no se habían acordado servicios mínimos.

Aunque el seguimiento del primer paro ha sido un éxito, no todos los trabajadores apoyan las medidas de fuerza encabezadas por los sindicatos mayoritarios. Desde la Agrupación de Trabajadores de Canal Sur, denuncian que CC OO, UGT y SPA les han dejado fuera de la mesa de negociación por lo que no van a hacer campaña a favor de la huelga o de los paros, dejando libertad a sus afiliados para secundarlos.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información