Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

‘Pico da Neblina’: un Brasil donde la marihuana es legal

La serie de HBO, en la que los actores retratan sus propias vidas en la periferia, presenta un país marcado por la desigualdad

Los personajes de Biriba (Luis Navarro) y Salim (Henrique Santana) en la serie 'Pico da neblina'. En vídeo: el tráiler completo. VÍDEO: HBO

Imaginarse un Brasil donde es posible fumar y vender marihuana parece un delirio en este 2019. Nada tan distante e irreal en el año en el que la ultraderecha ha llegado al poder con Jair Bolsonaro. Pero ese es justamente el reto que enfrenta Pico da Neblina. La serie brasileña de HBO se estrenó el 4 de agosto, en más de 70 países, entre ellos España. Quico Meirelles y su padre Fernando Meirelles —conocido por la aclamada película Ciudad de Dios—son sus directores, acompañados en algunos capítulos por Luiz Carone y Rodrigo Pasavento.

La obra —escrita por Chico Mattoso, Cauê Laratta, Mariana Trench y Marcelo Starobinas— no busca ser la utopía de un país donde la legalización de la marihuana ha resuelto todos los problemas relacionados con la seguridad y la desigualdad. Al contrario. Biriba (Luis Navarro) vive en la periferia de São Paulo y deja atrás toda una vida dedicada a la delincuencia. Decide emplear los conocimientos adquiridos con la venta de drogas para abrir un negocio dentro de la ley con un inversor de clase media alta, Vini (Daniel Furlan). Además de vérselas con la inexperiencia de su socio y las trampas del mundo corporativo, el protagonista de la serie no consigue deshacerse fácilmente de su pasado. Todavía tiene cuentas pendientes con su mejor amigo, Salim (Henrique Santana), que decide seguir en el mundo del crimen. Las contradicciones y los conflictos de un país marcado por la violencia y la desigualdad persisten.

Navarro y Santana, que están entre los 18 actores noveles convocados por Internet, también son mejores amigos en la vida real. Nacidos y criados en la periferia de São Paulo, han vivido de cerca la cruda realidad que sus personajes retratan en la serie. “Uno de mis hermanos se metió en el narcotráfico. Porque son las oportunidades que tenemos”, cuenta Santana, que empezó a estudiar teatro en la iglesia. Hoy, lo llaman “artista” en su barrio porque, en la periferia, ser artista “no es real”, afirma. “Si no hiciera de Salim en la serie, seguramente tendría que ser, en un momento u otro, Salim en la vida real”.

Navarro habla sobre la importancia de protagonizar una serie de HBO y llevar a la televisión los dramas de los personajes negros. “Veo que las producciones brasileñas crecen, pero los negros siguen siendo figurantes o tienen papeles pequeños. No tienen historia, no tienen voz, no tienen humanidad”, explica el actor que interpreta a Biriba, el único hombre de la familia. Su hermana en la serie, representada por la actriz Leilah Moreno, es madre soltera de dos niñas. “Retrata mi propia familia, a mi madre. El personaje de mi hija soy yo de pequeña”, cuenta Moreno, emocionada. “Esta serie va a afectar a mucha gente. Los que no tienen voz se sentirán identificados”.

Para Santana, la serie “no va de marihuana”, sino “de humanidad”. No se ve retratando a alguien que vive en un submundo, sino en un “ultramundo”, donde “las personas normales venden lo que el sistema les prohíbe vender”. Por eso, espera que nadie vea a Salim, su personaje, como un mero traficante. “No es una mala persona. Vende productos y vive de eso. Vive en la realidad y sabe cómo funcionan las cosas”.

Futurología

Fernando Meirelles habla sobre los desafíos de su productora, O2 filmes, a la hora de concebir una serie con protagonistas negros. “Contratamos a un consultor relacionado con el movimiento negro para que leyera y revisara los guiones. Íbamos por muy mal camino. Su contribución fue muy importante y fuimos más allá. Decretamos que en la productora todos los departamentos deberían tener por lo menos un negro o mestizo en el equipo”, explica. “Me alegro, porque, en la foto final de la producción, el 60% del equipo es mestizo o negro, y algunos se han quedado en la productora”.

El guionista Cauê Laratta idealizó la historia hace unos años, cuando el debate parecía avanzar en la sociedad y en las instituciones. “Teníamos miedo de inventar cosas que, en 2019, con la legalización, no hubieran sucedido”, explica Quico Meirelles. La serie no aborda el debate sobre la política de drogas. El punto de partida, ya en el primer episodio, es la marihuana legalizada. “Es un ejercicio de futurología. Intentamos imaginarnos las consecuencias que habría en la sociedad”. La grabación de nuevas temporadas dependerá del éxito de la primera.

Polémica sobre la financiación

En medio de la polémica creada por Bolsonaro, que amenazó con cerrar la Agencia Nacional de Cine y cuestionó la financiación de producciones brasileñas con dinero público, HBO Latin America garantiza que Pico da Neblina se ha financiado totalmente con recursos propios de la empresa. Tan irreal como apostar a que la marihuana pueda ser legal en un futuro próximo es creer que una obra como esta podría pasar por el “filtro” prometido por el presidente en las producciones audiovisuales brasileñas.

Estrenos de la semana Consulta el calendario completo
19lunes
20martes
21miércoles
22jueves
23viernes
24sábado
25domingo
Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información