Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Ese espíritu chamánico y tribal de los vídeos de YouTube

Si mi niñera fue la tele, la de mi hijo es la 'tablet'

Momento de uno de los últimos vídeos de Ablistering en YouTube
Momento de uno de los últimos vídeos de Ablistering en YouTubeAblistering

Si mi niñera fue la tele, que permitía a mi madre sacar la compra y hacer la cena sin preocuparse por que mi hermano y yo le diéramos la tabarra con lo mucho que nos aburríamos, la de mi hijo es la tablet. Me gustaría presumir de ejemplaridad y contar que, mientras escribo esta columna, él, a sus seis responsables y talentosos años, se forma y disfruta leyendo una edición en inglés de La isla del tesoro o escuchando La flauta mágica, pero no: se está empapuzando de vídeos de YouTube en un dispositivo que cada vez me cuesta más mantener bajo control moral (el otro día tuve que saltar en plancha y arrebatárselo cuando le oí decir: "Siri, ponme vídeos cochinos de cacas").

Como muchos otros niños, el mío está enganchado a un género youtúbico protagonizado por videojugadores que graban sus partidas y las narran mientras juegan, para enseñar trucos y pistas a otros jugadores. Lo alucinante es que muchos espectadores los ven por el mero placer de verlos. Mi hijo es fan de una de las estrellas del género, Ablistering. Como es un joven vasco, yo finjo que no entiendo su apodo y le llamo Arístegui. ¿Qué cuenta hoy Arístegui?, pregunto, para que mi criatura me corrija (¡es A-blis-te-ring!) y me trate de ignorante, que es la forma más sana que tiene un hijo de tratar a un padre.

Y aquí viene la sorpresa: los vídeos de Arístegui-Ablistering están sorprendentemente bien. Es un narrador oral fabuloso, retransmite las partidas mejor que muchos locutores deportivos, es cálido sin ser ñoño y domina el arte del entretenimiento.

Gracias a estos formatos espontáneos y sencillos, los niños de hoy se están reencontrando con algo que no tuvimos los niños de ayer: el embrujo chamánico y tribal del contador de historias. En una época tan apabullante y sofisticada, que Arístegui-Ablistering triunfe con los únicos recursos de su voz y su gracia narrativa, quiere decir que mi hijo, con su tablet, no está tan lejos de los niños de Altamira.

Sobre la firma

Sergio del Molino

Es autor, entre otros, del ensayo 'La España vacía' (2016). Ha ganado los premios Ojo Crítico y Tigre Juan por 'La hora violeta' (2013) y el premio Espasa por 'Lugares fuera de sitio' (2018). Entre sus novelas destacan 'La piel' (2020) o 'Lo que a nadie le importa' (2014). Su último libro es 'Contra la España vacía' (2021).

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS