Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las 10 canciones inmortales de Charles Aznavour

Un recorrido por los temas del intérprete francés que han marcado la historia del espectáculo y la música del siglo XX

Charles Aznavour en el Festival de Quebec, en 2008.

Les comédiens. (Jacques Plante / Charles Aznavour. 1962).

Aznavour rinde homenaje a los comediantes y, de paso, a su linaje familiar de cómicos y cantantes callejeros de su infancia. La canción acaba convertida en un himno al mundo del espectáculo, y para sus recitales mano a mano en el Palais des Congrès de Paris de 1991 Charles Aznavour y Liza Minnelli unirán sus almas gemelas de eternos comediantes. Alain Resnais la rescatará para la banda sonora de su penúltima película Vous n’avez encore rien vu (2012).

La plus belle pour aller danser. (Charles Aznavour / Georges Garvarentz, 1964).

Cuando Sylvie Vartan coronó los hit-parades con la canción La plus belle pour aller danser no se imaginaba que con el paso del tiempo el tema se transformaría en la banda sonora que iba a acompañarla sobre el escenario en los próximos cincuenta años. Aznavour inmortalizaba ese momento en que la belleza de la juventud ilumina la vida.

Qui. (Charles Aznavour, 1963).

La canción viaja en el tiempo a ritmo de bolero con Los Machucambos, en la voz del crooner errante del pop, Scott Walker y en las riberas de la salsa en compañía del caribeño más afrancesado Yuri Buenaventura. Ni Serrat pudo sustraerse a su influjo y le puso un punto y seguido con su balada "postmortem" Si la muerte pisa mi huerto.

Les plaisirs démodes. (Charles Aznavour / Georges Garvarentz, 1972).

Aznavour se sumerge en la nostalgia y convierte la pista de una discoteca de moda en una elegante sala de baile vestida de blanco y negro mientras una pareja se desliza sobre ella como si fueran una réplica de Fred Astaire y Ginger Rogers. Como otras canciones del cantante, el tema gozará de una excelente segunda vida musical en su versión en inglés, The Old Fashioned Way que hasta hubiera firmado el mismísimo Cole Porter.

La mamma. (Robert Gall / Charles Aznavour, 1963).

El letrista Robert Gall le brindaba un texto con ecos de Rocco y sus hermanos y el melodrama mediterráneo. Aznavour salía victorioso del kitsch melódico y folletinesco que llevaba en el ADN la composición y conseguía uno de sus grandes éxitos comerciales y un clásico de su cancionero. En los extremos del dial de sus numerosas versiones, las de Ray Charles y Los Gipsy Kings.

Comme ils disent. (Charles Aznavour, 1972).

Aznavour le pone cara y ojos a la vida cotidiana de un artista travesti. La canción francesa se acercaba sin ironía ni sarcasmos a la homosexualidad. Un año después, el público parisino aplaudía la obra teatral La cage aux folles ( La jaula de las locas) mientras Aznavour consigue sobre el escenario una de sus grandes interpretaciones que no dejará de acompañarle. Entre las versiones del tema, la del italiano Massimo Rainieri siguiendo las huellas aznavourianas.

Hier encore. (Charles Aznavour, 1964).

Una vez más el paso del tiempo y el recuerdo de la juventud que quemaba sus días de vino y de rosas. Aznavour a sus 40 años realiza un primer balance biográfico y pone en circulación uno de sus temas más celebrados en el futuro. La canción será objeto de múltiples versiones gracias a su traslación al inglés, Yesterday When I was Young. Entre las más recordadas y emotivas, la de la británica Dusty Springfield.

La bohème. (Jacques Plante/ Charles Aznavour, 1966).

La canción formaba parte del musical Monsieur Carnaval escrito para una de las estrellas de la opereta francesa, Georges Guétary. El tema rápidamente se “independiza” mientras la opereta original con el paso del tiempo quedará en un discreto olvido. Aznavour afirmaba su estatus de gran estrella de la canción internacional regresando de nuevo como tema argumental a la vida del artista, el paso del tiempo y los siempre frágiles sueños de juventud.

Retiens la nuit. (Charles Aznavour / Georges Garvarentz. 1961).

La pareja Aznavour-Garvarentz transformaban al ídolo juvenil y en sus inicios imitador de Elvis Presley, Johnny Hallyday, en gran intérprete romántico. La generación Salut les Copains más allá de las onomatopeyas ye-ye-yeah comenzaba a contar con su propia épica existencial. Más de medio siglo después, Aznavour y Hallyday siguen reinando sobre la escena y en el corazón de varias generaciones de espectadores.

L’amour c’est com un jour. (Yves Stephane / Charles Aznavour, 1962).

En esa trilogía siempre citada de la Chanson y compuesta por los nombres de Georges Brassens-Jacques Brel-Léo Ferré, el nombre de Aznavour queda a menudo relegado a un segundo escalón, una clasificación injusta para uno de los creadores que ha dejado algunas de las baladas más intensas y conmovedoras. Aznavour como señala Maurice Chevalier, “es el primero en cantar al amor, como se siente, como se hace, como se sufre”.

Más información