Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
COLUMNA

Periodistas sin gabardina

'Follow This', la serie de reportajes de Buzzfeed News de Netflix, se aleja de los clichés para enseñar otra forma de hacer periodismo

Follow This
Fotograma de 'Follow this'.

¿Has visto esa película en la que el protagonista es un policía? Sí, esa de un tipo duro, que lleva gafas de sol, coge la pistola de lado y no le importa usarla si es necesario (spoiler: es necesario), pero que también tiene una familia que tiene miedo de que le pase algo. Y con ellos, a pesar de las cosas chungas que ve en el trabajo, es un amor.

Estoy seguro de que has visto esa peli, porque hay muchísimas así. El cine y la televisión tienen un mecanismo muy eficaz para que reconozcamos a personajes que no hemos visto nunca, y es basarlos en estereotipos. Seguramente pocos policías españoles se verán identificados en estos clichés. Con los periodistas pasa lo mismo.

Siento decepcionaros: no tengo gabardina, ni un sombrero de fieltro con una tarjeta que ponga “PRESS”. No bebo whisky y todavía no he quedado con una fuente en un callejón oscuro. El día a día del periodista no se parece demasiado a lo que aparecía en las pelis de Billy Wilder o en Todos los hombres del presidente. Y menos mal: sería preocupante seguir haciendo las cosas igual que hace cuarenta años.

Follow This (Internet y el nuevo periodismo), la serie de reportajes de Buzzfeed News que Netflix estrenó en agosto, se aleja de esos clichés para enseñar otra forma de hacer periodismo. Hasta ahora, nos ha dado un poco de vergüenza reconocer que Internet nos ha hecho la vida más fácil. En Follow This hablan de ello sin complejos. La primera frase que le escuchamos a una periodista en la serie es: “Me paso el día mirando internet y luego estreso a mi editora con lo que he encontrado”. Eso sí lo he hecho.

¿Has visto esa serie en la que hay muchas periodistas mujeres, que buscan información en Internet y utilizan las nuevas tecnologías para contactar con las fuentes? Está en Netflix, aunque también podrías verlo en muchas redacciones. En España, por suerte, también.