Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Residente calienta al público y Jamiroquai lo seduce

La M.O.D.A. y Two Door Cinema Club fueron los otros platos fuertes del viernes en el festival O Son do Camiño

El grupo Jamiroquai, en su actuación en el
El grupo Jamiroquai, en su actuación en el EL PAÍS

Si la primera noche fue toda una fiesta de bienvenida, la segunda fue más un acto de seducción, una segunda cita para rematar la conquista. O Son do Camiño disfrutó el viernes de una jornada liderada por la banda londinense Jamiroquai, que salió al escenario con su particular transformer lumínico sobre la cabeza. El funk ácido de sus veinticinco años de trayectoria logró llenar el anfiteatro del Monte do Gozo de Santiago de Compostela. -.

Los británicos salían al escenario con la puntualidad característica de los británicos: a las 23.25 horas. Comenzaron con un el tema de su último álbum, Shake it on, y al grito de un diplomático: "Buenas noches Galicia". Los ánimos de los asistentes ya estaban calientes tras el arte reivindicativo de Residente, el indie pegadizo de Two Door Cinema Club y la plenitud musical de Toundra, así que el show de Jay Kay, el carismático líder de Jamiroquai, fue el colofón de una jornada histórica en la que los asistentes sacaron el chubasquero an alguna que otra ocasión.

Sin embargo, pese a que este inicio dejaba entrever que el concierto repasaría sus temas más nuevos en detrimento de los clásicos de la banda, Jamiroquai enseguida volvía a sus orígenes al recuperar para el directo como segunda canción Little L, uno de sus temas más conocidos y parte de A funk odyssey. La banda rememoró los mejores años del electrofunk de los 90 en una sesión frenética, que no dio tregua a los asistentes y que tuvo como punto álgido la interpretación a mitad de set de la conocida Cosmic Girl.

Para la recta final, tras más de una hora de beats, vocoders, loops y demás elementos clásicos de la música electrónica, los británicos reservarían algunos de sus temas más aclamados, como Canned heat o Love foolosophy, que serían el preludio del fin de fiesta que llegaría con uno de sus temas más emblemáticos, Deeper underground, del disco Synkronidez.

El listón quedaba bien alto para los encargados de recoger el testigo desde el escenario Galicia, el septeto burgalés La Maravillosa Orquesta del Alcohol, conocidos como La M.O.D.A., que supieron sacar todo el jugo de su mezcla de folk, rock y pop y convirtieron en un karaoke improvisado alguno de sus temas. La actuación encargada de bajar el telón de la segunda noche de O Son do Camiño sería la del Dj neerlandés Don Diablo, que serviría de música de fondo a todos aquellos supervivientes del festival.

Este sábado se pondrá el punto y final a la primera edición de O Son do Camiño con las actuaciones del rockero norteamericano Lenny Kravitz, principal cabeza de cartel de la jornada, acompañado por la esperada sesión Dj del neerlandés Martin Garrix y por la actuación de una de las sensaciones de la música urbana española, el madrileño C. Tangana. Qué siga la fiesta y pare la lluvia.

Más información