Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

‘El día de mañana’: Sueños luminosos en la oscura Barcelona de los sesenta

Mariano Barroso adapta en seis capítulos la novela de Ignacio Martínez de Pisón

Mariano Barroso, Oriol Pla y Aura Garrido en el rodaje de 'El día de mañana'. En vídeo, el tráiler de la serie.

“Vamos a ver una Barcelona que era totalmente gris, como toda España en aquella época, pero que los personajes ven de una forma luminosa y llena de posibilidades, un escenario en el que están convencidos de que van a realizar sus sueños”. De esta manera define el director Mariano Barroso su serie El día de mañana, basada en la novela homónima que Ignacio Martínez de Pisón publicó en 2011 y que Movistar + estrena hoy completa —los seis capítulos estarán disponibles bajo demanda—.

El día de mañana sigue a tres personajes, Justo Gil, un buscavidas (interpretado por Oriol Pla), Carme Román (Aura Garrido), una trabajadora de una imprenta y Mateo Moreno (Jesús Carroza), un policía sevillano de la Brigada Político Social en la Barcelona de finales de los años sesenta y principios de los setenta. Los tres son huérfanos y tienen una visión del futuro más colorida que los tiempos que corren. La trama gira en torno al misterio de quién y cómo es realmente uno de ellos, Justo, un joven ambicioso que llega a la ciudad dispuesto a comerse el mundo. Para unos, un caradura, para otros, un tipo encantador.

"Los personajes más interesantes en la ficción son aquellos que se mueven en dos planos, en el humano y en el moral. Justo es un tipo cuestionable, a veces incluso repugnante, pero humanamente es adorable. Eso genera en el espectador interés y una especie de confusión y de contradicción. Son los personajes que más material tienen para contarnos cómo es la vida y cómo somos las personas", cuenta Barroso, que desde principios de junio es el presidente de la Academia de Cine. "Quién es Justo es la pregunta. Yo trabajé en función de esa cuestión, no intenté darle una respuesta porque creo que él tampoco sabe quién es", apunta Pla.

¿Qué significa el día de mañana a estos personajes? "En el caso de Justo, es donde pone todas sus esperanzas, en un día de mañana que nunca llega. Es como que todo lo hipoteca para el día de mañana, y cuando llega, no tiene nada. Es el postergar lo inevitable, que es aceptar las cosas", comenta Pla. "Carme, con una vida que ha sido diseñada para ella, empieza a tomar sus propias decisiones vitales de dónde quiere estar y qué quiere ser", dice Garrido sobre su personaje. "Es esa franja de los veinte años en la que empezamos a formarnos como adultos. Te enfrentas a lo que quieres ser, a las decepciones que vas encontrando con respecto a lo que tú pensabas que era la vida y lo que es en realidad", remata la actriz.

Movistar ha estrenado en los últimos meses media docena de series propias y tiene en cartera otras tantas. Plataformas internacionales como Netflix, HBO o Amazon también se han metido en la industria española, con productos que se alejan de las series de toda la vida en España. ¿Podrían funcionar estas series en las cadenas donde lo que importa es la audiencia, la cuota de pantalla y la publicidad? "La nuestra perfectamente. Es una historia universal, que tiene que ver con sentimientos y con cuestiones muy básicas de las personas. Los tres están buscando su identidad, su sitio, en una época y lugar muy reconocible para nosotros y por otra parte una historia de amor muy potente y de búsqueda de la pureza. Lo veo en el prime time y con el 30% de share", termina con tono de broma Barroso.

Dos Barcelonas convulsas

El rodaje de El día de mañana ha tenido lugar en Barcelona, donde se ha recreado la ciudad en los últimos años del franquismo y donde se ha coincidido con tensos meses con la crisis política en Cataluña. "Ha sido interesante porque hemos vivido en paralelo. Había situaciones muy curiosas en las que rodábamos escenas en las que los personajes estaban gritando amnistía y libertad y en la calle estaba ocurriendo lo mismo", cuenta Barroso. "Han pasado casi 50 años, pero apenas han cambiado algunas cosas. A veces ha sido muy intenso, porque la incertidumbre de no saber qué iba a pasar cada día con las movidas que había a veces decíamos, vamos a ver si podemos rodar, porque estaba todo muy convulso. Pero visto ahora con un poco de tiempo, una cosa ha alimentado a la otra. Esa convulsión que había en las calles nos creó un estado de ánimo que se ha trasladado a la serie. Esa especie de crispación contenida que tienen los personajes se vivía también en la calle. De alguna manera lo ha alimentado. No ha sido lo más saludable por lo que ha habido de división y de desencuentro social, pero sí que a nivel dramático ha sido interesante. Lo dramático, que es un horror en la vida, en el cine se agradece".

Estrenos de la semana Consulta el calendario completo
16lunes
17martes
18miércoles
19jueves
20viernes
21sábado
22domingo

Más información