Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Paula Vázquez: “Esto va a oler a sudor”

El talent show 'Fama a bailar' vuelve de la mano de #0, en Movistar +

Fama a bailar 2018 Ver fotogalería
Paula Vázquez, en la escuela de 'Fama', en la Antigua fabrica de GAL en Alcalá de Henares.
Alcalá de Henares

El hormigón, las vigas vistas y las pintadas de la antigua fábrica de jabones Gal, en Alcalá de Henares, contrastan con la moderna chupa de cuero roja y con el colorido tigre de la camiseta de Paula Vázquez (Madrid, 1975). Quedan cuatro días para el estreno de la nueva temporada de Fama a Bailar (hoy a las 21.00 en #0, de Movistar +) y las naves bullen de actividad: unos pintan, otros colocan un sofá, unos bailarines ensayan y Vázquez retransmite un mensaje en directo a sus seguidores en redes. “La escuela me parece más real que nunca”, dice la presentadora. Sabe de lo que habla: inauguró el formato hace una década y ahora vuelve a ponerse al frente del mismo. “Vuelve Fama, pero completamente renovado”, avisa la presentadora.

Si la primera edición se hizo en una efervescente Cuatro (2008-2011), ahora arranca en #0, “una cadena que habla el idioma de la calle más que nunca”, opina Vázquez. “Tanto que la presentación se hace hoy [el miércoles pasado] porque mañana se hace huelga feminista. Eso dice mucho de la cadena”, explica Vázquez que se autodefine como “muy feminista”. “También en mi trabajo y ello me ha costado algún despido y muchas broncas”, añade. Por eso apoyaba la huelga del Día Internacional de la Mujer: “Aunque algunos partidos querían vender la cita como algo partidista, la realidad es que es una protesta convocada por mujeres de más de 150 países. Somos la mitad de la población y no es justo el tiempo que llevamos calladas”.

Paula Vázquez es espontánea, sonriente y emana un torrente de energía. Le gusta hablar y dejar claras sus opiniones. En vivo, en directo y en redes, donde ha sufrido ataques e incluso amenazas. Denunció uno de estos comentarios y después, gracias al programa de Salvados dedicado al odio en la Red, pudo ver la cara del hombre que le dijo que le iba a echar “gasolina en el coño” y prenderle fuego. Al desvelar quién se escondía detrás de esa amenaza, descubrió que se trataba de un señor normal y corriente, de 43 años, que fue detenido el miércoles (ha quedado en libertad después de declarar ante los investigadores y todavía tiene que comparecer ante el juez). “Hay que tener cuidado. Hay mucha gente que busca su minuto de gloria, el aplauso fácil oculto tras un perfil falso. Los haters siempre estarán ahí, hay que intentar relativizar. Me quedo con lo bueno: creo que es maravilloso tener una plataforma -un altavoz- así para comunicarse”. Vázquez no esquiva ningún tema, pero ahora quiere hablar de su libro: “Volvamos a Fama”.

Casting de 'Fama'.

Hoy empiezan las clases en la academia de baile, también la competición: 16 bailarines pelearán por convencer con sus coreografías a profesores y público. “Está siendo muy bonito, porque en los castings hemos recibido a veinteañeros que nos veían cuando tenían 10 años; jóvenes que se engancharon al baile con Fama”, comenta Vázquez. Hay concursantes que vienen de Berlín, de China o de Los Ángeles. El mayor tiene 25 años: “Se trata de esa generación de jóvenes talentos que se tuvo que ir por la crisis y que ahora lo dejan todo y vuelven porque se han enamorado del formato y de los profesores, que son buenísimos”.

Al frente del profesorado está el reputado bailarín Igor Yebra (es el director de la escuela). “Van a buscar la excelencia hasta la extenuación”, avisa Vázquez, “esto va a oler a sudor". A Yebra le acompañan, entre otros, Iker Karrera, que ha ejercido de bailarín de Celine Dion; la hiphopera Ruth Prim; Raymond Naval, que ha aparecido en la serie Glee; y las expertas en urban dance Carla Cervantes y Sandra Egido, que se presentan juntas y parecen ser Las Javis de Fama.

Los paralelismos con Operación Triunfo -un formato que tuvo éxito en el pasado, que salió de la parrilla y que, tras unos años y algunas modificaciones, volvió con la finalidad de seducir a una nueva generación- son inevitables. ¿Ha llegado la nostalgia a los realities? “Me gusta lo bien que le ha ido a OT. Creo que ha sido un ejemplo de muchas cosas”, reconoce Vázquez, “como en el manejo de las redes y en el mundo transmedia”. Aunque Fama se emite en un canal de pago, las redes sociales van a ser clave, va a haber un canal de YouTube y el público va a nominar a través de una app.

Vázquez considera que durante un tiempo se ha vivido una tele que no apoyaba el entretenimiento como tal. “Ahora estamos apostando de nuevo por ello y tenemos una generación a la que le gustan los talent shows de verdad: en Fama no nos importa la vida personal de la gente sino su talento”, explica la presentadora. “Estoy que me bailo viva”, bromea, “porque esto es la tele que muchos y muchas echábamos de menos; la tele que estábamos esperando”.

Un reality delicatessen

Tras unos años distanciada de la tele -“ha sido voluntario”, afirma Vázquez, Fama no es el único proyecto que Paula Vázquez tiene con #0: acaba de volver de Vietnam de rodar la segunda temporada de El puente, en el que los participantes colaboran a la vez que compiten mientras idean la infraestructura para conectar una isla con tierra firme. “Movistar ha conseguido cambiar la imagen de los realities”, explica Vázquez, “El puente se ha grabado con factura de ficción: nuestros realizadores y cámaras son del mundo cine y eso se ve en la postproducción”. El programa ha estado nominado a varios premios por realización. “Lo de menos ha sido el reality; lo más interesante es cómo se contaba”, añade la presentadora que considera que “va a haber un antes y un después en la manera de hacer este tipo de programas. Eso también va a pasar en Fama”.

Más información