Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Volver a Bach

ECM Records lanza el esperado doble CD de Thomas Demenga: 'Suites para violonchelo solo', de Bach

Volver a Bach

”Un violonchelo encierra secretos”, escribe Adam Zagajewski en 'Tierra del fuego' (Acantilado), “pero nunca llora, / sólo canta con su voz grave”. Thomas Demenga (Berna, 1954) hace que murmure su soledad en las 'Seis suites para violonchelo solo', de Bach, pero también que baile. Pocas grabaciones disponen de semejante pulsión corporal en las diferentes danzas barrocas que siguen a cada preludio. Incluso lo escuchamos menearse en las zarabandas, tan a menudo convertidas en el movimiento lento de cada suite. Este esperado doble CD, que acaba de publicar ECM Records, es el trabajo de toda una vida. Pero también representa un momento aislado en el tiempo. Demenga lleva tocando a diario estas suites desde 1964. Las grabó una por una, entre 1986 y 2000, también para ECM, y en conversación con obras contemporáneas de Elliott Carter, Sándor Veress y Bernd Alois Zimmermann, entre otros. Esta nueva versión es completamente diferente. Y resulta tan definitiva como provisional. Fue grabada en la Hans Huber-Saal de Basilea en febrero de 2014 y de un tirón: las seis suites en una única toma sin cortes. El resultado es una lectura tan holística como adictiva. Pero el violonchelista suizo reconoce en las notas del libreto que hoy toca ciertos movimientos de otra manera. Su evolución le ha orientado, poco a poco, hacia la interpretación historicista con instrumentos de época. Utiliza un violonchelo “barroquizado” de la escuela dieciochesca de Testore, con cuerdas de tripa y arco antiguo, a excepción de la sexta suite, que afronta con su habitual y “modernizado” Andrea Guarneri Soyer de 1669. Pero en realidad su viaje se dirige al futuro e incluso hacia lo desconocido. Se nota por la tensión armónica que alcanza en ese organístico preludio y fuga que abre virtualmente la quinta suite. E incluso en los adornos que despliega como verdadero apoyo del discurrir melódico, con total frescura y al margen de las repeticiones. Demenga encuentra en estas suites la misma familiaridad y extrañeza de una casa. O, como diría Zagajewski, de un bolsillo en el abrigo.

Thomas Demenga. J. S. Bach. Suites para violonchelo solo. ECM New Series