Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Eduard Fernández: “¿El mejor cine se hace en la tele? La frase parece ingeniosa, pero es una tontería”

El ganador de dos premios Goya protagoniza la serie de Movistar + 'La zona'

Héctor Uría es el único superviviente de las primeras personas que entraron en la central nuclear de Nogales para ayudar tras el accidente en el que, entre otros muchos, murió su hijo. Tres años después, su regreso al trabajo coincide con la aparición de un cadáver dentro de la zona contaminada. Eduard Fernández (Barcelona, 1964) es Héctor en La zona, la serie que estrena Movistar + (cada viernes, un capítulo de estreno en su servicio de vídeo bajo demanda y emisión semanal en #0 los jueves a las 22.00). El ganador de dos premios Goya protagoniza este thriller creado por Alberto y Jorge Sánchez-Cabezudo, responsables de Crematorio.

Pregunta. ¿Cómo es Héctor?

Respuesta. Es un personaje difícil, con mucha carga, y a la vez es como un metrónomo que va avanzando en la serie. Es una serie coral, pero Héctor es el protagonista que lleva el 50% de la película. Tenía que tener ese paso de elefante constante y por otro lado una carga emocional muy fuerte en esa segunda oportunidad que se le está dando después de un dolor y culpa bestial por el hecho de estar vivo, intentar reinsertarse en la sociedad después de haber estado tres años en una crisis muy profunda y cómo se agarra como una lapa a su trabajo, que es donde se siente bien, es muy bueno en su trabajo.

P. En su carrera ha hecho poca televisión, algunas cosas puntuales en los noventa y, en 2010, Todas las mujeres. ¿Qué tenía La zona para que se animara a volver al medio?

R. Tenía un muy buen guion, dos buenos directores que ya había visto en Crematorio. Y yo decía, hombre, si es una serie como Crematorio, sí. Me habían ofrecido alguna, pero en otro tipo de series, hechas de otra manera, con otro guion y otro enfoque, no sé si lo sabría hacer. De entrada, sé que no lo querría hacer, y si lo tuviera que hacer, no sé si sería bueno haciéndolo. Como puedo elegir, gracias a Dios, esta me gustaba mucho. Y luego estaba Movistar por otro lado, que producen de otra manera, dan mucha libertad, mucha exigencia, no están pendientes del público para ver cómo hacen el guion, y es un lugar en el que me siento mucho más cómodo. Quieren hacer una buena serie, una buena película, con la confianza de que eso va a atraer luego a la gente. Esa me parece una mejor vía que la contraria. Porque tratas a la gente de inteligente, con respeto, y no dices voy a hacer la serie que quiere la gente, y como sé que la gente es medio cateta, voy a hacer una serie cateta. Igual no hace falta, se les puede tratar con dignidad y a lo mejor la serie va bien.

Eduard Fernández: “¿El mejor cine se hace en la tele? La frase parece ingeniosa, pero es una tontería”

P. Habla de serie o película indistintamente al referirse a La zona, como si en su mente fuera una película larga...

R. Es una película muy larga, muy larga. Pero sí, el enfoque es de película, la manera de rodar es igual que una película, también porque la línea de trabajo era así, nos hemos entendido todos muy bien. Jorge [Sánchez-Cabezudo] es muy particular haciendo castings, le gusta cambiar a los actores de registro, coge a Alexandra [Jiménez, coprotagonista de la serie] y le pone en un papel dramático cuando la hemos visto mucho en comedia, y está fantástica, muy grande, es una mujer maravillosa. Y todos sabemos que vamos a jugar a lo mismo, con el mismo lenguaje. Es un tren que va avanzando con mucha lógica.

P. La serie se ha grabado en buena parte en Asturias. ¿Qué han aportado sus localizaciones?

R. Paisajes tremendos y maravillosos, como las zonas mineras por un lado, las zonas de bosque preciosas por otro, que son las que están más infectadas en la serie. La zona infectada es lo más bello visualmente de toda la serie porque no interviene el hombre hace años y la naturaleza ha crecido a sus anchas. Visualmente Asturias aportaba mucho. Eso sí, hemos utilizado poco la playa, cosa que a mí me encanta, pero todo se andará.

Eduard Fernández: “¿El mejor cine se hace en la tele? La frase parece ingeniosa, pero es una tontería”

P. Hablaban los hermanos Sánchez-Cabezudo de que La zona es una metáfora de la sociedad actual. ¿En qué sentido?

R. El escape nuclear desencadena una gran crisis social y luego personal en cada uno de los individuos. Y se ve cómo se sitúa cada sector de la sociedad frente a eso. Los más desfavorecidos son los que más van a pringar, tienen que vivir como puedan trapicheando con material contaminado, y además, la policía les detiene por estar haciendo algo ilegal. Y a la vez están los políticos que intentan gestionar eso de manera muy torticera, como suele pasar, pensando en su propio interés. Y luego hay gente cercana a los políticos o que, con su beneplácito, se aprovechan de eso para ganar dinero ahondando en el sufrimiento de la sociedad.

P. ¿Y la solución a todo esto?

R. Meter en el talego a todos los políticos que se aprovechen. Habría que inhabilitar a los políticos que se haya demostrado que hayan hecho algo así, por poco que sea, poner la línea bien abajo. Hay que ser impecable para poder gobernar. Igual es la manera de que todo esté un poco más limpio. Aunque a medida que uno avanza en edad, ve que eso igual es solo una ilusión. Pero decía alguien que sin utopía no hay futuro.

Eduard Fernández: “¿El mejor cine se hace en la tele? La frase parece ingeniosa, pero es una tontería”

P. ¿Hay algún papel que le quede por hacer y le gustaría?

R. El proceso de una demencia, una esquizofrenia. Lo hacía muy bien Geoffrey Rush en una peli que me encantó, Shine. Un ser de una sensibilidad extrema pero llevado al extremo, algo supersutil, me encantaría.

P. ¿Le gustan las series?

R. Mucho, me gustan bastante los policíacos, las nórdicas, Bron/Broen, Forbrydelsen, Longmire, Big Little Lies... Ahora estoy viendo Gomorra. Y desde luego Los Soprano, The Wire... Muchas.

P. ¿Qué le falta al cine que tenga la televisión y qué le falta a la televisión que tenga el cine?

R. Nada, hay que hacer buenas películas, buenas series, que cada uno vea las cosas como quiera y donde quiera. Hay una cosa que creo que estaría bien que es tener un bono en el cine para ver una serie entera en pantalla grande, poder verlo en maratón, los ocho capítulos de La zona, por ejemplo. Eso creo que tendría éxito. Y como la calidad es tan grande puede verse en pantalla grande.

P. Se suele decir que el mejor cine se hace en la televisión...

R. Yo agradecería que durante unos meses o años no usemos frases hechas. En este momento político tan convulso, si pudiéramos vivir sin frases hechas y eslóganes, sería muy bueno para dar espacio en la mente al pensamiento, a ver si las palabras logran tener un significado más puro. Entiendo lo que quieren decir, pero a veces para apoyar una cosa queremos cargarnos otra. La frase parece ingeniosa, pero a lo mejor es una tontería. Hay buenas series, hay buen cine, hay buen teatro y hay buena gente.

La otra zona

Los ocho capítulos de esta serie de producción propia de Movistar + estarán acompañados por una ambiciosa estrategia transmedia que pretende llevar la ficción más allá de la pequeña pantalla. "El guion de la serie se tardó en escribir año y medio", cuenta Fernando Sánchez-Cabezudo, hermano de los creadores de La zona, "y ya tenían el guion completo antes de rodar, lo que permitió hacer los contenidos transmedia a la vez".

El resultado es más de 310 minutos de contenido extra que los seguidores de la serie podrán ir disfrutando según avance la historia. "Es un relato global pero que puede consumirse de forma independiente", cuenta Roger Casas, de El Cañonazo.

Dentro de ese contenido se encuentra un making of en forma de miniserie, reportajes con las claves narrativas de la serie, la web colaborativa wikizona o un podcast a cargo de un misterioso personaje, Arcan Hell, que investiga lo ocurrido en la zona de exclusión.

Con el lanzamiento de la serie también arrancará un juego en primera persona que, como explica Eduardo Prádanos, de Fúor, contará con ocho misiones, 28 personajes nuevos y más de dos millones de posibilidades diferentes de disfrutar de la experiencia en función de las decisiones que cada participante vaya tomando en su camino.

Más información