‘La zona’, el enemigo invisible

Los creadores de 'Crematorio' preparan una serie que mezcla el género policíaco con las consecuencias de un accidente nuclear

Alberto Sánchez-Cabezudo, Eduard Fernández y Jorge Sánchez-Cabezudo en la presentación de 'La zona'.
Alberto Sánchez-Cabezudo, Eduard Fernández y Jorge Sánchez-Cabezudo en la presentación de 'La zona'.MOVISTAR +

Un accidente nuclear tan grave como el de Fukushima tiene lugar en el norte de España. Tres años después, la investigación de un brutal asesinato hace que un policía tenga que volver a la zona de exclusión, un área de unos 30 kilómetros a la redonda de la central que fue desalojada tras la tragedia. Esta es la idea de la que parte La zona, la cuarta serie propia que Movistar + ha presentado este año, aunque el rodaje no comenzará hasta la primavera de 2017. Jorge y Alberto Sánchez-Cabezudo, que ya idearon Crematorio, han escrito, dirigirán y producirán la ficción, que estará protagonizada por Eduard Fernández, en su primer papel protagonista en una serie de televisión.

Más información

Los hermanos Sánchez-Cabezudo empezaron a elaborar esta historia antes de que el 11 de marzo de 2011 un terremoto y su posterior tsunami provocara un accidente nuclear en la central japonesa de Fukushima y 100.000 personas fueran evacuadas. Entonces, detuvieron el proyecto: “Nos daba respeto y mucho pudor”, comentan a EL PAÍS. La inspiración inicial para la serie era el accidente de Chernóbil de 1986, uno de los mayores desastres medioambientales de la historia. Pero las imágenes que llegaban de Japón transformaron el proyecto y mezclaron la iconografía de plásticos y aparatos modernos con la naturaleza salvaje de la central soviética. Y un referente más artístico: la película Stalker, de Tarkovsky. “Nos fascinó la sencillez con la que generaba un misterio sobre un tipo recorriendo un bosque [en una zona prohibida]. Un poco lo que hizo H. G. Wells con La guerra de los mundos, de repente tienes la realidad y todo varía. La radiación tiene ese componente de misterio invisible que hace que cambie la vida de todo el mundo”, comenta Jorge. “El reto es mantener ese equilibrio entre el mundo sugerente de Stalker, muy sencillo pero muy perturbador, y el thriller”, dice Alberto.

Para elaborar este universo, que pretenden sea lo más realista posible, los hermanos Sánchez-Cabezudo dedicaron muchas horas a recopilar información por internet y a hablar con asociaciones y organismos como Greenpeace. “La investigación tiene algo de periodístico que nos fascina. Igual que en Crematorio. El antídoto al cliché es la realidad”, comenta Jorge. La serie mezclará el policíaco con los misterios de la gente que decide vivir cerca o en la zona de exclusión, Y también es una metáfora de la crisis. “Hay un elemento afectado que genera una crisis ya no solo humana y dramática brutal, sino económica, gente desplazada, indemnizaciones. Nos parecía oportuno poder meter ese subtexto”, dice Alberto.

La atmósfera será fundamental en la personalidad de la serie y por ello se ambientará y se rodará en el norte de España en primavera: “Queríamos huir totalmente de una serie apocalíptica y gris. Del concepto Seven o Mad Max. Más que una decisión estética, es real. Ves Fukushima o Chernóbil y lo que ves es naturaleza, ves bosque, ves lobos [en Chernóbil se ha multiplicado la población por diez], ves animales. Es la grandísima paradoja, cómo lo bello y lo exuberante en este caso es sinónimo de muerte y peligro. Esa naturaleza está contaminada. Es el enemigo invisible, que es la radiación que ocupa todo, que ha echado al hombre y que ha tomado su posición con esa defensa. El hombre es más peligroso que la radiación para la naturaleza” cuentan los hermanos.

Para llevar el peso de esta historia se eligió a Eduard Fernández. “Es de lo mejor que hay en España. Te da hondura, energía, ternura y transmite una humanidad inmensa. Este policíaco equilibrado con drama necesita no solo a un John Wayne sino a un tipo que arrastre con él la emoción”, comentan sobre el actor. Fernández interpretará a Hector, un policía que sufrió en sus propia familia la tragedia y que debe volver al lugar que le cambió dramáticamente la vida. La zona contará con ocho capítulos de 50 minutos cada uno y con el deseo de más temporadas. “Después de Crematorio, que nos quedamos muy satisfechos, la idea es intentar una serie de más temporadas”, dice Alberto. “Está por definir, pero la voluntad es esa. Y que se pueda reinventar, porque todos los policíacos que tienen un caso de por medio tienen el mismo peligro, hay que saber cómo volver a arrancar ese motor. Tenemos ideas de cómo mantener ese universo y cómo recuperar a esos personajes”, especifica Jorge. Un universo el el que el enemigo invisible parece no quedar claro si es la radiación o el hombre...

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción