Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
COLUMNA

Ajustes extraños

Los creadores de 'Stranger Things' quieren que ajuste mi tele. Espero que no se ponga de moda

Stranger Things
Un momento de la segunda temporada de 'Stranger Things'.

Los hermanos Duffer, creadores de Stranger Things, ya están con exigencias. Resulta que si queremos ver la segunda temporada (que se estrena el 27 de octubre) en condiciones hay que ajustar los televisores y desactivar las funciones que suavizan el movimiento, para que así se aprecie bien la estética ochentera de la serie. De lo contrario, explican, su cuidada producción parecerá rodada “con un iPhone”.

No lo voy a hacer. Alguno dirá que peor para mí y puede que con razón, pero no pienso ceder. No es que me parezca mal que me den un consejo para ver su serie un poco mejor, lo que me da miedo es que esto se ponga de moda.

Si ahora hacemos caso a los Duffer, luego vendrán los creadores de Ozark y nos pedirán que ajustemos el color para apreciar bien los tonos azules. A esto responderán los de Preacher que a su serie le pegan más los tonos cálidos. “Ajusta bien el volumen”, saltarán poco después los productores de Empire, preocupados por la posibilidad de que no disfrutemos bien de la música.

No es broma: corremos el riesgo de perder 15 minutos entre serie y serie peleándonos con los menús de la tele. Y todo porque el director de animación de Rick y Morty (por ejemplo) recomiende subir el contraste o porque, yo qué sé, uno de los actores de Juego de tronos nos pida que activemos el modo RGB (ya estoy inventando) para que se le vea la piel bonita.

Al final acabaremos con inspectores en casa.

—Tiene que correr esta cortina.

—Así estoy bien.

—Mire, o corre la cortina o se verán brillos.

—A mí no me molestan.

—Pero al director sí. Muchísimo. ¿Quiere que llame al director? No, ¿verdad? Pues entonces.

Por eso no pienso hacer caso a los hermanos Duffer. Que se adapten ellos a mi tele.

Más información