Dos novilleros heridos en el primer festejo de la Feria de Julio de Valencia

Jesús Chover y Ángel Sánchez, corneados de gravedad, y Jorge Isiegas cortó una oreja

La novillada se quedó con un único espada en el ruedo en el cuarto de la tarde. Ángel Sánchez fue cogido al tercer intento de matar al segundo, y Jesús Chover fue enganchado de mala manera al recibir con la muleta de rodillas y de lejos al cuarto. Los dos percances fueron dramáticos por la saña demostrada por los novillos con sus presas. El de Chover, arrastrado varios metros y zarandeado sobre la espalda y un brazo como un trapo, fue especialmente dramático.

El aragonés Jorge Isiegas se vio solo ante el peligro y con una gorda papeleta por delante. Fue como de la sombra a la luz. En un suspiro. De escuchar los tres avisos en su primero a crecerse ante la adversidad, ganar en confianza y brillar con luz propia. De las tinieblas a acariciar un triunfo que solo la espada le negó.

Isiegas afrontó el reto con amor propio. La gran prueba comenzó con el cuarto, el que cogió a Chover. Nunca tuvo entrega ese novillo que, además, sacó su guasa por el pitón derecho. Isiegas optó, pues, torear por el otro lado. Sin lucimiento, pero con gran pundonor, sacó naturales sueltos. Muy entregado siempre en la labor. Sin concesiones. Con entereza. El quinto, un jabonero de preciosa estampa y muy bien armado, serio en todos los sentidos, también fue otra prueba. Con poca entrega, tomó la muleta a regañadientes, y tampoco fue novillo para florituras. Y de nuevo un torero firme. Decidido. Sin perder el norte y centrado en todo momento. El pundonor decidió la balanza a favor del torero. Intentó lucir y lució su amor propio. Esta vez estuvo certero con la espada y se le reconoció el esfuerzo. Fue justa la oreja.

LOS MAÑOS / CHOVER, SÁNCHEZ, ISIEGAS

Novillos de Los Maños, desiguales de presencia y manejables; destacaron primero, segundo y sexto.

Jesús Chover: estocada pasada _aviso_ y dos descabellos (saludos); cogido al iniciar la faena al cuarto. Fue atendido de una cornada de 20 cms. en el brazo izquierdo que secciona el músculo supinador largo, y otra de 12 cms. en la región infraescapular derecha que traviesa piel y tejido celular subcutáneo.

Ángel Sánchez: cogido al tercer intento con la espada, _aviso_, remató Chover de dos pinchazos _aviso_ y estocada trasera. Fue atendido de una cornada de 15 cms. en el muslo derecho, con una trayectoria inferior de 12 cms. que destroza fibras musculares del vasto interno.

Jorge Isiegas: cuatro pinchazos _aviso_, cuatro más _2º aviso_, otros cuatro y estocada _3er aviso_ (silencio); en el 4º, estocada trasera (saludos); en el 5º, estocada (oreja); en el 6º, dos pinchazos, media _aviso_ y dos descabellos (ovación)

Plaza de Valencia, 20 de julio. Primera de Feria. Menos de media.

El sexto, segundo de su lote oficial, fue un novillo de excelente son. Lo aprovechó Isiegas en la muleta y por los dos pitones. Con la presión ya superada, se entregó de corazón en la faena de muleta. Fue su faena más lograda, con momentos muy interesantes por ambos pitones. Sin dudas. Con ideas claras y resolución inmediata. Buen novillo que encontró un torero con confianza plena en sí mismo. Pero esta vez la espada jugó a la contra y la cosa se quedó a medias.

En su primero, tercero de la tarde, Jorge Isiegas anduvo animoso. Insistente, aunque sin mayores conquistas. Con el novillo ya muy parado al final, la faena acabó un tanto deslucida. Luego vino un calvario con la espada y fueron cayendo los tres avisos, uno a uno, aunque el último con el novillo moribundo.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Jesús Chover, veterano en el escalafón, aprovechó con mucha voluntad y oficio al buen primero. Siempre animoso, también irregular, fue molestado en alguna ocasión por un vientecillo que deslucía cada encuentro. La actitud superó con creces cualquier otra virtud. Luego vino el drama en su segundo, que lo cogió nada más abrirse de muleta. A sus dos novillos, Chover los recibió valiente, de rodillas y a portayagola. Y en ambos mostró decisión y soltura en banderillas. Muy variado, también.

Otro buen novillo fue el segundo. Alegre en el quite que le hizo Isiegas y en banderillas, se rindió a la muleta de Ángel Sánchez. La brisa se puso en contra en algunos momentos de la faena, pero hubo tiempo para lucir, sobre todo, en el toreo al natural: largos muletazos y muy toreado el novillo. Sobre la derecha hubo menos ajuste, pero el buen concepto de torero quedó patente. Después, sobrevino la cornada.

La novillada de Los Maños, debutante en Valencia, tuvo interés. Hubo novillos para todos los gustos, aunque primero, segundo y sexto fueron con diferencia los de mejor nota para el torero. Excelentes los tres. El tercero tuvo poca entrega; el cuarto sacó cierta guasa, mientras que el quinto, que tampoco tuvo gran entrega, fue manejable. Cumplieron en varas, aunque en segundos encuentros con el caballo mansearan. En todo caso, novillada con interés.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS