Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La fuerza del cuerpo

Alejandro Simón Partal publica un poemario propio, 'La fuerza viva', y un ensayo sobre la obra del poeta Juan Antonio González Iglesias

La fuerza del cuerpo

Dos títulos de Alejandro Simón Partal coinciden por estas fechas en la mesa revuelta de las novedades: el libro de poemas La fuerza viva, Premio “Arcipreste de Hita”, y el ensayo A cuerpo gentil, consagrado a la obra de Juan Antonio González Iglesias.

Como afirma el autor en la “Nota final” de La fuerza viva, “estos poemas me arreglaron algunos días que parecían sin arreglo, y me ayudaron a mantener la ilusión por algo en un sitio [Boulogne sur Mer, en los alrededores de Calais] donde casi no es ético hablar de ilusión”. A partir de estas coordenadas, la voz lírica transita desde la intemperie individual (la rutina en una ciudad extranjera, la desgarradora agonía del padre, los encuentros eróticos de una noche) hasta el naufragio colectivo (la oleada migratoria de los refugiados, varados ante las puertas de la vieja Europa). De esa crisis personal y social solo es posible escapar mediante una lección de hedonismo ascético: “volver acompañado a casa, / y compartir estos tomates / con un poco de aceite, / y amanecer así con alguien / que no se arrepienta de nada”. Entre el ruido ensordecedor del presente y un pasado repleto de silencios incómodos, Simón Partal se pregunta sobre el sentido de los vínculos familiares y decide luchar a brazo partido contra el dolor, porque “vivir es a veces no poder demostrarlo”. Sin soslayar sus influencias tutelares, pero con suficiente singularidad, La fuerza viva es un hermoso canto a la resiliencia y un contundente elogio de la dorada medianía.

La fuerza del cuerpo

Uno de los magisterios visibles en Simón Partal es el del salmantino Juan Antonio González Iglesias, a cuya trayectoria está dedicada la monografía A cuerpo gentil. Con muchas virtudes (la lucidez de los comentarios textuales) y algún que otro talón de Aquiles (la escasa contextualización histórico-literaria), este ensayo nos invita a leer a un autor con “esqueleto romano y musculatura griega”, con un pie en la tradición antigua y el otro en la actual civilización hiperconectada. A la vez acercamiento crítico a la figura estudiada y apuesta estética que refleja los intereses del estudioso, A cuerpo gentil defiende una escritura basada en la celebración de la belleza corporal, el himno a la juventud y la valoración del deporte como una vía de acceso a la perfección física y moral. En verso y prosa, Simón Partal corrobora la vigencia del espíritu olímpico y del eslogan patentado por Juvenal: mens sana in corpore sano.

La fuerza viva. Alejandro Simón Partal. Valencia. Pre-Textos, 2017. 56 páginas. 11 euros

A cuerpo gentil: belleza y deporte en la poesía de Juan Antonio González Iglesias. Alejandro Simón Partal. Madrid. Visor, 2016. 260 páginas. 18 euros