Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Minimalismo franciscano

La cantante y arpista irlandesa Áine O’Dwyer insufla aires de vanguardia a su tradición musical

Portada de 'Gegenschein'.
Portada de 'Gegenschein'.

Aunque su nombre adquirió cierta notoriedad en la escena alternativa del folk inglés tras reeditarse en el sello MIE el fantástico Music For Church Cleaners en 2015 (su edición original data de 2012 y se publicó solamente en formato casete), la irlandesa Áine O’Dwyer ya era parte central de una pequeña comunidad de artistas británicos trabajando en los márgenes de su tradición musical más antigua e insuflándole aires de vanguardia.

Arpista, cantante, organista y performer, O’Dwyer ha trabajado junto a los colectivos United Bible Studies y London Improvisers Orchestra, entre otros. Los dos títulos que se publican ahora (reediciones de lanzamientos en casete de finales de 2016) son en conjunto una muestra muy completa del campo de operaciones en el que se mueve O’Dwyer. Gegenschein fue grabado en 2012 en el convento franciscano de Limerick (Irlanda) y explora, a través de dos largas e hipnóticas piezas para órgano y pequeños detalles de voz, conceptos como la desacralización del lugar sagrado, el impacto en el sonido de la geografía y las condiciones ambientales del espacio en el que se produce o la descontextualización del propio órgano respecto al propósito original para el que fue concebido —la interpretación de música religiosa—. La música resultante es una hermosa liturgia profana, inquietante y seductora.

Portada de 'Locusts'.
Portada de 'Locusts'.

Locusts (registrado en 2015 en la iglesia de St. James en Barrow-in-Furness, Inglaterra, y en The First Unitarian Congregational Society Church de Brooklyn Heights, Nueva York) por su parte ofrece un rango estilístico más amplio, un acercamiento más radical al órgano (que sigue siendo aquí el centro de la producción sonora) y una mayor intervención vocal de O’Dwyer: disonancias, notación oscura y extrema, repetición de pasajes hasta la extenuación, elementos electrónicos minimalistas y perturbadores, un acercamiento casi salmódico al canto y hasta la inclusión de la queja de un visitante a la iglesia por la música allí interpretada. Áine O’Dwyer es uno de los ejes centrales en una vivísima renovación de la música tradicional inglesa en la que conviven de modo ejemplar un conocimiento profundo de lo antiguo y una mirada radical de contemporaneidad bien entendida.