Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
COLUMNA

Con ‘Planeta Tierra II’ nada es demasiado épico

La serie documental es otro hito de espectáculo televisivo de la BBC

El perezoso del capítulo 'Islas' de 'Planeta Tierra II`.

No sé si los documentales de naturaleza son buenos o no para concienciar a la gente del peligro de extinción que corren tantos animales y plantas en el mundo entero. O si sirven de algo en la lucha contra el cambio climático. Ojalá que sí. El hombre necesita (¿realmente?) espacio y cada vez está más claro que poco importa que se lo quitemos a las demás especies al ritmo que vamos. Al menos, trabajos como el que hace la BBC y su departamento de historia natural ayudarán a las siguientes generaciones a ver cómo era el mundo antes (el de ahora, tan agotado como empieza a parecer) .

Ese gran museo audiovisual que está construyendo la BBC acaba de incluir en sus salas a la última joya de la corona: Planeta Tierra II (que se puede ver bajo demanda en Movistar +). Si hace una década la BBC sorprendía a todo el mundo con la primera entrega de una serie documental espectacular, con la segunda parte el espectáculo se ha multiplicado por dos. Y en gloriosa altísima definición. La serie es épica, en imágenes, en música (banda sonora cortesía de Hans Zimmer y su equipo de músicos) y en montaje. Igual demasiado épica. La escena de la persecución de una iguana por parte de docenas de serpientes es digna de la mejor película de acción. Aunque... no, nunca es demasiado con un resultado tan impresionante como el conseguido. Lejos quedan algunos de esos documentales de animales de La 2 que tantas siestas han patrocinado.

Estructurado en seis capítulos, por hábitats (incluyendo a las ciudades), el equipo de la BBC recorre el mundo cargado con la última tecnología para mostrar hasta el último detalle de animales asombrosos. Desde un perezoso que debe cruzar un río a nado para buscar a una hembra hasta la grabación de un leopardo de las nieves a escasos metros (en la anterior entrega también lo grabaron, pero a demasiada distancia) pasando por la hipnótica visión (de nuevo con un buen montaje musical) de varios osos rascándose la espalda en los árboles. Y un extra magnífico: seis píldoras de menos de diez minutos explicando cómo se grabaron algunas de las escenas más impactantes.

Más información