Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

‘Westworld’, la rebelión de los robots

La serie de HBO cierra su primera temporada convertida en el nuevo gran drama de la cadena

Anthony Hopkins, en la serie 'Westworld'.

Para unos es el comienzo, para otros, el final. Con el reciente aterrizaje de HBO en España, muchos estarán descubriendo ahora Westworld, pero son aún más los que esperan su final este domingo con la emisión del décimo capítulo —estará disponible en HBO España desde esta madrugada—, el último de la primera temporada de la serie más comentada del momento, y que ha reunido a más espectadores que las primeras entregas de fenómenos como Juego de tronos o True Detective.

El único que no parece convencido es su protagonista, esa especie de Nikola Tesla, Walt Disney y doctor Frankenstein que interpreta Anthony Hopkins. “No creo que vuelva a aceptar algo así. Suponiendo que me lo propongan, diré eso de 'no creo' por ser amable. Nunca supe lo que iba a pasar. Y eso no es para mí. Ni las interminables conversaciones sobre la consciencia de la serie. No me va”, gruñe a EL PAÍS el veterano actor.

Hopkins y su Oscar se pueden permitir el desdén a su primer trabajo en la televisión estadounidense. Incluso cuando su supuesta negativa abre grandes interrogantes sobre la segunda temporada de una serie inspirada en el filme del mismo título que Michael Crichton escribió y dirigió en 1973. La serie repite el mismo título y el mismo universo, un parque de atracciones ambientado en el lejano Oeste, en el que sus habitantes, robots, empiezan a funcionar a su libre albedrío pese a estar programados.

Evan Rachel Wood, en 'Westworld'.
Evan Rachel Wood, en 'Westworld'.

Pero la versión de este proyecto que Lisa Joy y su marido, Jonathan Nolan, han llevado a la pantalla tras una década dando vueltas de estudio en estudio y de formato en formato, muestra esta premisa desde el punto de vista de los robots, no de los humanos. De los “anfitriones” y no de los “invitados”, como se llaman en la serie. “Es un estudio de la naturaleza humana. Una parte de violencia y otra parte de amor y de trascendencia. Nos interesó la evolución. No lo que vamos a hacer de ellos sino en lo que nos convierte a nosotros”, intenta describir Nolan.

Todos, excepto quizá Hopkins, según sus palabras, disfrutaron de esta vuelta de tuerca. Ed Harris fue el primero en formar parte de Westworld y el único al que enseñaron “un poco” de la visión que tenían sus creadores para la serie. “Pero es su visión y hay muchas cosas que no puedo decir de mi personaje. Obedezco órdenes”, resume el actor sobre su interpretación de “el hombre de negro”.

‘Westworld’, la rebelión de los robots

La audiencia tampoco lo quiere saber. O mejor dicho, no quiere que se lo destripen. En Westworld se nota la huella de J.J.Abrams, otro de sus productores y con el que los guionistas ya habían trabajado en Person of Interest. Westworld acumula detalles como las continuas referencias a Shakespeare, esas moscas tan aficionadas a molestar a los anfitriones o el significado de una foto que desconcierta desde el primer episodio, por no hablar del laberinto que busca “el hombre de negro”, que son elementos de un paisaje incierto con ecos de Perdidos en el universo que creó Crichton sobre la evolución de la inteligencia artificial. “Devoré todo lo que pude sobre temas como consciencia, robótica e inteligencia artificial. Porque solo nos decían lo necesario para interpretar la escena y el resto fueron nuestras conjeturas”, admite Evan Rachel Wood, que interpreta a Dolores, el anfitrión más longevo de Westworld y, como el público, de lo más interesada en este juego futurista. No se puede decir lo mismo de Hopkins. “¿Por qué voy a querer volver? No me va la rutina. Prefiero sentirme libre”, sentencia.

Un mundo de mujeres

‘Westworld’, la rebelión de los robots

En Westworld, Thandie Newton interpreta a un robot pero nunca se sintió más mujer. "La serie desató sentimientos que ni sabía que estaban atados", dice esta feminista que llamó Ripley a su hija por el personaje de Sigourney Weaver en Alien. En 25 años de carrera ningún papel ha reflejado tanto el tipo de mujer que defiende como el de Maeve. "Tantas veces me sentí traicionando lo que pienso, lo que apoyo, con los papeles que interpreto...", se lamenta. El cambio se lo debe a Lisa Joy, la mujer al frente de Westworld. "Es la muestra de que si quieres cambiar la industria, tienes que cambiar las instituciones y darle puestos de responsabilidad a las mujeres", defiende. Wood también aprovechó su paso por Westworld para liberarse de sus fantasmas hablando de las agresiones sexuales de las que fue víctima. 

Más información