Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Amores clandestinos a la sombra de Franco

Telecinco estrena la miniserie ‘Lo que escondían sus ojos’, con Blanca Suárez y Rubén Cortada

Rubén Cortada y Blanca Suárez, en una imagen promocional de 'Lo que escondían sus ojos'.

La aristócrata Sonsoles de Icaza y Ramón Serrano Suñer, cuñado de Franco y ministro del Régimen, se enamoran perdidamente. En ese amor clandestino —ambos estaban casados— y real se inspira Lo que escondían sus ojos, la miniserie que Telecinco estrena esta noche (22.40). Sus cuatro capítulos, basados en la novela homónima de Nieves Herrero, adaptada a la televisión por Helena Medina, recrearán, además de esa relación, los primeros años del franquismo.

Por la ficción desfilan personajes como Francisco Franco o el diseñador Cristóbal Balenciaga, del que Sonsoles de Icaza fue musa. Con estos ingredientes, el departamento de vestuario de la serie tenía todo un reto por delante, empezando por cómo vestir a la actriz Blanca Suárez, Sonsoles en la ficción. "Nos documentamos mucho sobre los años cuarenta", explicaba a EL PAÍS la figurinista Natacha Fernández Gallardo en un descanso del rodaje. "Pero cuando empezamos a probar la ropa en Blanca [Suárez] no nos terminaba de gustar porque veíamos a Blanca disfrazada de moda de los cuarenta. Así que la liberamos de hombreras, le cortamos la falda, quitamos elementos muy de época...". La clave, paradójicamente, fue modernizar su estilo e inspirarse en los diseños de Balenciaga pero sin copiar. "Ahora hay mucha inspiración en los cuarenta en la moda", añade la figurinista.

Blanca Suárez, Emilio Gutiérrez Caba y Belinda Washington.
Blanca Suárez, Emilio Gutiérrez Caba y Belinda Washington.

La historia de este amor clandestino arranca en los cuarenta para después trasladarse a finales de los cincuenta, lo que no solo fue un reto para el personal encargado del vestuario, sino también para el encargado de las localizaciones y de recrear la época. Cuando EL PAÍS visitó el rodaje, el equipo se había trasladado al Centro Cultural de los Ejércitos, en la madrileña Gran Vía, donde recrearon La Gran Peña. "Es un club social de militares que existe todavía en la Gran Vía pero que es una de las localizaciones a las que no hemos podido acceder", justifica Marcelo Pacheco, director de Arte. "Lo importante en una serie de época es hacer una convención, que no haya incoherencias", explica Pacheco. "No hacemos una recreación arqueológica ni es un documental, lo importante es apoyar al guion y a la trama dramática".

Cuando el equipo termina de grabar en la azotea del edificio una secuencia con Balenciaga (Javier Rey) y Carmen de Icaza (Venónica Moral), el rodaje se traslada a la biblioteca de este Casino Militar, en la que se ha recreado la redacción de un periódico. Rubén Cortada, que da vida a Serrano Suñer en la ficción, entra en escena vestido de uniforme. En los siguientes minutos, el rodaje romperá la quietud que varios carteles piden con el mensaje "Se suplica el silencio".

Rubén Cortada, en 'Lo que escondían sus ojos'.
Rubén Cortada, en 'Lo que escondían sus ojos'.

"He leído mucho sobre Serrano Suñer", cuenta Cortada. "Era un tipo muy preparado, muy leído. Decidimos darle pequeños puntos propios para construirlo, como que fuese un poco aceitoso, un poco amanerado, viril pero a la vez muy delicado", explica sobre la construcción de su personaje. "Intenté parecerme a él pero no había muchas referencias ni filmaciones de cómo se movía. Solo intentamos que fuera una persona normal en un contexto muy grande, y que fuera reaccionando a lo que le iba pasando: si se reúne con Hitler, cuáles serían sus prioridades; si se reúne con su amante, cuáles serían. Era un tipo muy inteligente y calculador, pero creo que era capaz de ser flexible y dúctil para cambiar la decisión en función de lo que le pasaba", añade el actor, que tras El tiempo entre costuras vuelve a viajar a la época franquista en una ficción. "En El tiempo entre costuras había historia pero era la vida de la costurera. Aquí es la política de esos años. Váis a ver un Franco increíble, cómo lidiaba el ministro con Franco, la parafernalia alrededor de la política en esos años, la manipulación de la prensa...".

Otra diferencia más: aquí se ha tenido que poner el uniforme de falangista. "El director quería que se viera claramente que era falangista. Y la verdad es que no ha habido falangista más guapo y que le quede mejor el uniforme", dice Natacha Fernández Gallardo.

Luces y sombras de un personaje histórico

Interpretar a un personaje como Serrano Suñer, que fue ministro del Interior, Gobernación y Asuntos Exteriores entre 1938 y 1942, no debe ser fácil para un actor. "Mi trabajo no consiste en juzgar", dice Rubén Cortada. "No juzgo a mi personaje, me pareció interesante por lo inteligente que era. Que haya tomado decisiones correctas o incorrectas es un problema suyo y él vivió las consecuencias", continúa el intérprete. "No fue un ministro cualquiera. Fue la persona que armó el gobierno en aquella etapa, e hizo cosas muy interesantes, creó la agencia EFE, creó la ONCE... Yo soy actor y no juzgo, todo lo contrario, intento ser neutro e ir a por todas con el personaje".

Más información