Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LIBROS

Almudena Grandes: “La piratería es un problema político, no tecnológico” 

Almudena Grandes: “La piratería es un problema político, no tecnológico” 

1. ¿Qué es lo que más ha cambiado en su oficio en 25 años?

Los principales cambios que destacaría están relacionados con la tecnología. En el aspecto positivo, Internet y el correo electrónico han supuesto, respectivamente, un ahorro de tiempo extraordinario y un notable incremento del bienestar de las personas a las que no nos gusta hablar por teléfono. En el negativo, la piratería amenaza la supervivencia del oficio, acentuando los efectos de la crisis económica, pero no se trata de una consecuencia del desarrollo tecnológico. Es un problema político, que terminará cuando por fin se implante en España una ley anti-piratería semejante a las que están en vigor en otros muchos países.

2. ¿Qué obra, tendencia, autor o autora destacaría de este cuarto de siglo?

En mi campo, la narrativa, destacaría el desplazamiento de la experimentación desde el lenguaje hasta el argumento, la incorporación de la no-ficción como instrumento para hacer ficción, y el empleo de toda clase de documentos, materiales y recursos para fabricar historias. No es exactamente un hallazgo de nuestra época porque, como casi todo, ya se había hecho antes, pero su recuperación, vinculada a la de la propia narratividad, me parece relevante.

3. ¿Qué o quién parecía prometer y se ha frustrado?

Si me remonto a la última década del siglo XX, los años en los que yo empecé a publicar, citaría el minimalismo literario, porque los lectores más jóvenes de ahora mismo ni siquiera saben ya lo que es. Desde el punto de vista empresarial, en relación con las expectativas acariciadas, el ebook representa desde luego un fiasco considerable.

4. ¿De qué y de quién hablaremos dentro de 25 años?

Me parece más fácil responder en negativo. Tal vez, dentro de 25 años, nuestros nietos no sean capaces de creer que alguna vez los youtubers fueron ídolos de masas. Quién sabe si habrán ganado o perdido con el cambio.