Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
OPINIÓN

Aventurerismo

No hay informativo que no incluya algún reportaje sobre el Brexit. Los tertulianos hace tiempo que nos ilustran con su enciclopédica sabiduría

Llevamos semanas leyendo o escuchando sesudos análisis sobre las repercusiones del Brexitpara Gran Bretaña, para el resto de Europa y, naturalmente, para España. No hay informativo que no incluya algún reportaje sobre el asunto. Los tertulianos hace tiempo que nos ilustran con su enciclopédica sabiduría. ¿Conclusión?: es un tema muy complejo, con numerosas ramificaciones políticas, económicas y sociales.

La pregunta es simple: ¿por qué se ha llegado a esto? La respuesta es, también, simple: por la irresponsabilidad de un dirigente, David Cameron, un líder conservador incapaz de resolver los problemas y que, llegado el caso, opta por delegar la solución del mismo en la ciudadanía, revistiéndose, además, de una aureola democrática que solo trata de encubrir su incompetencia.

Los políticos profesionales que acceden al poder democráticamente deberían asumir que el cargo conlleva privilegios y, también, deberes, entre los cuales no figura responsabilizar a la ciudadanía de la resolución de los grandes embrollos. Tiene razón Manuel Vicent cuando dice que un referéndum debe ser sobre algo muy concreto y sencillo, una cuestión que admita el o el no sin más, pero cuando la pregunta se refiere a un tema con numerosas repercusiones colaterales, desde la fiscalidad a las exportaciones, desde la inmigración a los derechos sociales o a la seguridad nacional, delegar en el pueblo la solución solo demuestra una perversa manipulación del sistema democrático. Si el primer ministro considera que los votantes están capacitados para elegir entre seguir o no en la Unión Europea, ¿qué necesidad hay de que existan profesionales de la política? Bastaría con un cualificado cuerpo funcionarial para resolver la burocracia. Dicho lo cual, todo esto es perfectamente trasladable a la enconada “cuestión catalana”, en la que la incompetencia de unos se ha visto potenciada por el aventurerismo de otros.

Más información