Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EN POCAS PALABRAS

“Vivir sin poesía me parece imposible”

La Shica protagoniza 'La piel del huevo te lo da', un desmadre escénico junto a Sol Picó y Candela Peña.

La cantante Elsa Robayo, 'La Shica'.
La cantante Elsa Robayo, 'La Shica'.

Cantante danzarina o bailarina a la que le dio por cantar, Elsa Rovayo (Ceuta, 1976) alterna Perú, donde encontró el amor, con la heterodoxia de La piel del huevo te lo da, un desmadre escénico junto a Sol Picó y Candela Peña.

—¿Qué tienen en común una bailarina de Alicante, una actriz barcelonesa y una cabecita loca como usted?

—Tenemos mu poca vergüenza, que diría mi madre. Nos importa muchísimo lo que hacemos, pero sin temor a mostrar nuestra parte más patética o ridícula. Somos tres grandes antidivas.

—En el montaje rescatan un poema demoledor de una autora uruguaya apenas conocida en España, Idea Vilariño.

—Sí, fue cosa mía. Como buena folclórica, hay que ver lo que me gusta un drama.

—¿En qué momentos de su vida la poesía le ha echado un cable?

—Siempre. Vivir sin poesía me parece imposible. Ya ocurren demasiadas cosas feas en el mundo como para no compensar echándose al alma un poco de belleza.

—Ahora que lo tiene reciente, ¿qué tal encaja el ser humano la crisis de los 40?

—La mayor desventaja es que no ves las letras de cerca, pero a cambio ves a los gilipollas de lejos.

—¿Mudarse en estos momentos a Lima ha sido una manera de ahorrarse el “Espain”?

—No, me vine por amor y para acumular experiencia. Cuanto más me salgo de mi zona cómoda, más posibles formas de vida feliz encuentro. Puedo hacer cabaret, bailar, dibujar, ser jardinera, alfarera o ama de casa. Eso me hace sentir más libre y tener menos miedo.

—Porque usted, a todo esto, solía grabar discos…

—Sí, y entre las cosas de este año haré uno. Ahora no se estila demasiado, lo sé, pero nunca he sido muy de ir a la moda.

—¿Tiene tiempo de echar de menos Lavapiés a 9.500 kilómetros de distancia?

—¡Claro! Han sido 25 años en Madrid, y entre las calles de Toledo y Doctor Fourquet siguen estando las casas de grandes amigos, mis bares favoritos y muchos recuerdos.

—¿Qué ha descubierto en la escena cultural peruana que la tiene loquita?

—A grupazos como Novalima o Dengue Dengue. Pero lo que me tiene loca, loca es el folclor afroperuano. Menudo power tienen mis compadres…

—Anda tramando un proyecto con Alfonso de Vilallonga. Eso sí que es power.

—Alfonso es un grande del escenario y presentaremos algo conjunto en el Grec y el Lliure. Y no le voy a engañar: currar con un barón de título tiene su aquel. Me siento una plebeya superafortunada.

—¿En qué aspectos a La Shica le apetece hacerse grande?

—En lo del vivir.

—¿Y a qué aspira en estos momentos de su vida?

—Básicamente, a vivir en lo alto de una palmera con quien usted ya sabe. En mitad de la selva, con mi chulo. •