Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

‘Black-ish’, humor familiar con la raza y por la raza

La serie trata desde la comedia temas universales y conflictivos en su segunda temporada

Laurence Fishburne, en 'Black-ish'.

Laurence Fishburne (Georgia, 1961) lo tuvo claro desde el principio. A pesar de no haber hecho comedia desde que hace 30 años estuviera en el reparto de la serie Pee-wee's Playhouse, como él mismo recuerda en conversación telefónica con EL PAÍS, se sumó a Black-ish sin dudarlo. "En realidad, tengo un gran sentido del humor, aunque mucha gente no lo sepa", asegura entre risas.

El éxito de la serie no parece sorprender al actor de Matrix. La primera entrega de Black-ish se saldó como una de las comedias que mejor acogida de público y mejores críticas cosechó la temporada pasada. Ahora emite su segunda entrega —que en España se puede ver en el canal TNT los viernes (23.20)— con la tercera ya confirmada y atreviéndose a ir más allá de los conflictos habituales en las comedias familiares para abordar temas espinosos como la violencia policial o el control de armas.

"Me encantaba la idea de contar la historia de una familia con todas las generaciones representadas. Veía una oportunidad para contar una historia muy universal", explica Fishburne, que además de participar como actor es productor ejecutivo de la serie. En la ficción, Fishburne interpreta al abuelo de un clan formado por Andre Dre Johnson, su mujer Rainbow y sus cuatro hijos, que viven en un barrio residencial de las afueras de Los Ángeles. Desde el humor, la serie aborda tópicos relacionados con los afroamericanos y los problemas del día a día en una familia de clase acomodada. "Creo que ha tenido tan buena acogida porque es una serie universal, trata sobre una familia moderna, los retos de criar a los hijos, y retos universales que compartimos todos", continúa el intérprete.

‘Black-ish’, humor familiar con la raza y por la raza

Según Fishburne, el que la familia protagonista sea negra no resta universalidad a las historias que cuentan. "Es lo genial de la serie, que es las dos cosas a la vez: habla de cosas que son específicas para la gente negra pero sobre todo trata temas universales relacionados con la familia".

La serie sigue recogiendo elogios por parte de la crítica estadounidense. Especialmente comentado ha sido el capítulo titulado Hope (Esperanza), emitido en Estados Unidos hace escasas semanas. En él se dejaban las risas un poco apartadas para centrarse en cómo la familia Johnson seguía por la televisión la decisión del jurado sobre un policía blanco acusado de matar a un adolescente afroamericano. Temas de actualidad y espinosos que no suelen encarar las comedias. "Pero creo que los temas incómodos se tratan de una forma más sencilla cuando se hace con humor. Si puedes meter humor, haces más poderoso el mensaje", dice Fishburne sobre ese capítulo.

Black-ish es otro ejemplo más de la diversidad racial que muestra la televisión en oposición a lo que tanto se criticó en los últimos premios Oscar. Títulos como Master of None, Fresh Off The Boat, Jane the Virgin o Empire son algunas de las producciones protagonizadas por asiáticos, latinos o afroamericanos que han dado variedad a la pequeña pantalla y han cosechado buenos (e incluso muy buenos) datos de audiencia. Sin querer entrar en la polémica de los Oscar ("yo solo me limito a hacer mi trabajo", dice para no ahondar en el tema), el actor reconoce que el medio televisivo siempre ha dado cabida mejor a la diversidad racial. En cuanto a la comparación de Black-ish con otras series protagonizadas por familias afroamericanas como El show de Bill Cosby, El príncipe de Bel Air o Cosas de casa, Fishburne valora la importancia que cada una ha tenido en su momento. "Estuvieron genial en su momento. La nuestra es perfecta para estos tiempos".

La sombra de ‘Hannibal’

En los últimos trabajos televisivos de quien fuera Morfeo en Matrix, figura CSI, donde dio vida a Raymond Langston durante 61 capítulos, y la más reciente Hannibal. Cancelada el año pasado, Fishburne guarda un gran recuerdo de la serie creada por Bryan Fuller. "Creo que con Hannibal lo hicimos muy bien. La gente que era seguidora de la serie la amaba de verdad. Fue curioso porque nunca habría pensado que una serie así podría existir en la televisión en abierto en Estados Unidos", confiesa. Entre los próximos proyectos de Fishburne figuran la miniserie Madiba, donde se meterá en la piel de Nelson Mandela, y el remake de Raíces, donde interpretará al autor de la novela sobre la historia de Kunta Kinte.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información